¡Por fin! ¡Las margaritas se abrieron!

There is still hope in the city.

En esta extensión de asfalto, ladrillo y hormigón que llamamos ciudad, donde parece que todo y todos estamos más muertos que vivos, donde parece imposible que crezca nada, cuando es difícil hasta respirar, incluso aquí ocurren a veces pequeños milagros. Todavía queda algo de esperanza en la ciudad.

Después de un año esperando, podando, perdiendo la esperanza, viendo como los tallos de repente empezaban a crecer y a verdear, pero que pasaban los meses y ni un pequeño capullo adornaba los tallos, de repente, las primeras margaritas empezaron a florecer.

Y finalmente poco después se abrieron todas a la vez, dando un estallido de color a mi triste ventana de ciudad.

Pero como todas las cosas en la naturaleza, hasta estas preciosidades tienen un ciclo, y ya han empezado a ponerse algo mustias, en parte porque ya empieza el frío a apretar, en parte porque tienen un visitante del reino animal. Un especie de pulgón-hongo que las está cubriendo casi todas.

Así que hoy me he dedicado a podarlas un poquito, para hacer un ramillete que regalarle a mi madre, para que por lo menos se aprovechen la frescura y belleza de las flores antes de que se sequen del todo. Por supuesto, este invierno voy a cuidarlas también. ¡A ver si el año que viene se me llena también la ventana de color!

¡Suscríbete al blog! (GRATIS)

¿Te gusta El Caldero Viajero?
Recibe gratis en tu correo recetas sanas y sencillas y relatos de inspiración viajera.

Únete a otros 1.096 suscriptores

6 Comments

  1. La ciudad te agradece que llenes de color, frescura y naturaleza tu ventana.

  2. A mí me encanta mi jardinera. Me da muchas alegrías, no hay gran cosa sembrado, básicamente perejil y tomatitos cherry, pero me encanta que las peques vayan tan ilusionadas y me digan: “¡Mami, ya están rojos!” Y se los coman recién cogidos 🙂

  3. ¡Qué preciosidad, nena!

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!