12 pueblos y ciudades con encanto del norte de Portugal

viajar al norte de portugal

En el año 2000, con mucha juventud en el cuerpo, y muy poca experiencia en planificación viajera, nos juntamos unos amigos y yo, y con la mochila al hombro nos fuimos a Lisboa. Unos días antes, en casa, yo había configurado un itinerario en el que me proponía visitar en ese viaje todo el norte de Portugal. No tuve en cuenta que no íbamos en coche, dependíamos del transporte público y que teníamos muy poco dinero.

Evidentemente, al final nuestra escapada mochilera no llegó tan lejos. Se limitó a Lisboa, Sintra, Setubal y poco más. El viaje por el norte de Portugal se quedó ahí a la espera de que llegase el momento propicio. Y por fin, 17 años después, llegó el momento. En Abril disfrutamos de una escapada en coche de 1 semana recorriendo algunos de los pueblos y ciudades más bonitos del norte de Portugal. ¡Ya podemos decir que la espera ha merecido la pena!

Uno podría pensar que viajar al norte de Portugal, es como viajar al norte de España. Y aunque en parte es así, pues compartimos los mismos ríos y los mismos paisajes, en Portugal parecen haber sabido hacer las pequeñas poblaciones más resistentes al paso del tiempo y por lo tanto, más hermosas y pintorescas. O al menos, esa sensación nos dio nada más cruzar la frontera.

Ruta en coche de 1 semana por el norte de Portugal

Salimos desde Granada bien temprano y haciendo una pequeña parada para comernos nuestros bocadillos, y otra en Badajoz para tomar un café justo antes de cruzar la frontera, llegamos directos a la ciudad portuguesa de Batalha.

Si viajas con matrícula de España, antes de salir asegúrate de que sabes cómo pagar los peajes en Portugal para no volver a casa con multas en la maleta.

A partir de aquí comienza nuestro itinerario de una semana por el norte de Portugal visitando algunos de los pueblos y ciudades con encanto que esconde esta maravillosa región.

norte-de-portugal-turismo-01

Nuestra intención inicialmente, era llegar hasta Vila Nova de Foz Côa para visitar el enorme parque arqueológico de pinturas rupestres que se han descubierto en los últimos años. No me contestaron a los intentos de reserva de las visitas, por lo que decidimos cambiar la ruta sobre la marcha. En vez de llegar tan al este, disfrutamos de un día recorriendo la ribera del Duero, antes de bajar hacia el precioso pueblo de Monsanto, donde terminaría nuestro viaje y emprenderíamos el regreso a España.

12 lugares con encanto en el norte de Portugal

Esta es nuestra selección personal de 12 lugares con encanto, aldeas perdidas en el tiempo, y ciudades llenas de historia y saudade, en el norte de Portugal.

Se nos quedaron algunas en el tintero (¡cómo no!). Nos habría encantado poder llegar hasta Viana do Castelo por ejemplo, y ponerle imágenes por fin a la famosa canción de Amalia Rodríguez. Pero como siempre, el tiempo y el presupuesto es limitado. Otra excusa más para volver.

12 platos típicos de Portugal que te abrirán las ganas de viajar

1. Batalha

La pequeña localidad de Batalha concentra gran parte de su fama en el impresionante Monasterio de Santa Maria da Vitória. Conocido como el Monasterio de Batalha, debe su construcción a una promesa que el rey João I hizo a la Virgen. Para derrotar a las huestes del rey de Castilla,  Portugal necesitaba de un milagro.

norte de portugal turismo

El propio nombre “batalha” hace referencia a la batalla de Aljubarota. En ella casi 30.000 soldados castellanos fueron derrotados por unos pocos miles de portugueses. Esta victoria puso fin a una crisis dinástica que se arrastraba desde hacía años. Terminaba para siempre con las pretensiones castellanas de subir al trono portugués.

No se sabe si fue la Virgen, o la ayuda inglesa y la destreza militar de Nuno Álvares Pereira. Pero el caso es que Portugal ganó la batalla.

Cumpliendo su promesa, el rey levantó el actual monasterio de Batalha. Este se convertiría en la obra maestra del gótico portugués y más tarde en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

norte-de-portugal-turismo-03 norte-de-portugal-turismo-04

Comer en Batalha:

Sin duda os recomendamos el restaurante Churrasqueira Vitoria. Puede dar sensación de cutre, pero la comida es exquisita, y los precios muy ajustados. Pedimos el frango no churrasco y arroz de feijão. ¡Buenísimos!

Dormir en Batalha: 

Nosotros nos alojamos en el Hotel Residencial Batalha. Habitación amplia con vistas al monasterio y desayuno incluido. Y lo más importante: aparcamiento GRATIS en garaje.

2. Coímbra

Seguimos viajando por el norte de Portugal con Amalia Rodríguez en la cabeza. Su canción sobre Coimbra parecía resonar en cada esquina de esta evocadora ciudad.

Una mezcla de decadencia y atemporalidad le dan a las calles y edificios de Coimbra un aura especial. A esto también contribuye la música de fados saliendo de cada taberna y el ambiente bohemio de la vida universitaria que bulle por sus callejones.

norte-de-portugal-turismo-06 norte-de-portugal-turismo-07 norte-de-portugal-turismo-05

La ciudad está construida en varias alturas. El curso del río Mondego en su parte baja sirve de precioso marco a sus calles estrechas, empedradas y sus edificios desvencijados en su casco antiguo. Disfrutar Coímbra, es por tanto simplemente callejear por sus calles y disfrutar de su ambiente. Sorprenderte en cada esquina con preciosas iglesias y paredes cuajadas de azulejos.

norte-de-portugal-turismo-08 norte-de-portugal-turismo-09

norte-de-portugal-turismo-

Y por su puesto, no podemos irnos sin visitar la Universidad de Coimbra, una de las más antiguas y prestigiosas de Europa. Hay varios tipos de pases para visitar esta Universidad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Nosotros al final optamos por una que tiene un precio de 10€ por persona e incluye la Biblioteca Joanina y el conocido como Palacio Real, donde se pueden visitar la capilla de San Miguel, el salón de actos o sala de los Capelos y la sala del Examen Privado.norte-de-portugal-turismo-11

norte-de-portugal-turismo-12

La biblioteca Joanina es sin duda digna de ver. Posee en la actualidad más de 60.000 libros protegidos de las polillas devora libros por un ejercito de murciélagos que viven en la biblioteca. En su interior, no se permiten las fotografías.

Nosotros decidimos no subir a la torre pues las vistas chulas ya se tienen desde el balcón del patio. Una excelente panorámica del río Mondego a su paso por la ciudad.

norte-de-portugal-turismo-13

Dormir en Coímbra:

No podemos daros recomendaciones sobre dónde comer en Coímbra, pues cenamos comida que llevábamos en el hostel. Sin embargo sí podemos recomendaros un lugar baratito y bonito para dormir: Grande Hostel.

Se trata de una casona antigua reformada muy bonita y a muy buen precio. Como fuimos en Semana Santa tenían un poco de agobio y no encontraban sábanas para darnos, y al día siguiente tuvimos que esperar al desayuno, porque no quedaba nada. No nos quejamos ni nada, pero el chico del hostel, por iniciativa propia, nos hizo un descuento. ¡Así que nosotros tan felices!

3. Aveiro

A tan solo 55km al norte de Coímbra nos encontramos la encantadora población de Aveiro. Había leído varios blogs de viajeros decepcionados con esta ciudad, pero quizá por eso a mi me ha gustado más de lo que esperaba.

Aveiro es conocida como la Venecia portuguesa por sus canales, vías de agua y relajantes paseos en góndola. Pero evidentemente NO es Venecia. Unas pocas decenas de canales y puentes atraviesan la ciudad gracias a su extensa ría. Pero evidentemente no puede competir en majestuosidad arquitectónica ni en densidad de canales con la mítica Venecia.

norte-de-portugal-turismo-15

norte-de-portugal-turismo-14

norte-de-portugal-turismo-18

Pero eso no le quita encanto a esta localidad. La ría de Aveiro es considerada una de las más hermosas e importantes de Portugal y condiciona la orografía de una ciudad cuyo casco histórico está atravesado por decenas de canales y puentes.

Pasear por ellos, hacer una excursión a las salinas, tomar un vinho verde a la vera de un canal, son algunas de las formas en las que podremos disfrutar de esta bonita ciudad costera.

norte-de-portugal-turismo-16

En el barrio Beira Mar se conservan algunas de las casas de pescadores tradicionales a los pies de los canales. Los barcos moliceiros aportan su toque de color con sus brillantes colores e ilustraciones que curiosamente siempre tienen contenido erótico o religioso.

norte-de-portugal-turismo-17

En Aveiro cometimos el pecado de no probar los oves moles, de los que tanto habíamos oído. Pero cuando terminamos de comer en Costa Nova, estábamos tan llenos que no nos cabía ni una hojita de menta.

4. Costa Nova

Costa Nova ha sido toda una colorida sorpresa en nuestro viaje de 1 semana por el norte de Portugal.

Una gigantesca playa con preciosas dunas de arena blanca, el faro más alto de Portugal, y los coloridos palheiros, casas alistadas que antiguamente se usaban para guardar redes de pesca. Estas son algunas de las cosas que os harán enamoraros de Costa Nova.

norte-de-portugal-turismo-19 norte-de-portugal-turismo-20

norte-de-portugal-turismo-21 norte-de-portugal-turismo-22

Pero por si esto no fuera suficiente en la playa de Costa Nova se come de vicio. El pescado y el marisco fresco está a la orden del día. Pero también encontraréis restaurantes de carnes a la brasa o pizzerías si estáis cansados de comer pescado.

Comer en Costa Nova:

Las opciones para comer en Costa Nova o en la praia da Barra son infinitas. Nosotros teníamos vistas unas cuantas que resultaron estar llenas hasta los topes. Así que al final seguimos buscando hasta encontrar un restaurante en el que nos dijeron que esperásemos sólo 10min.  Se trata del restaurante Canastra do Fidalgo donde probamos un arroz caldoso de marisco y unas almejas à Bulhão Pato de muerte. Con lo que pedimos podrían haber comido mínimo 3 personas.

platos-tipicos-portugal-05
Arroz caldoso de marisco

 

5. Oporto, la estrella del norte de Portugal

Quiero dedicarle un post completo a qué ver y hacer en Oporto en 1 día, pero mientras que llega ese momento, hablaremos de la mágica atmósfera de esta ciudad del norte de Portugal. Gran parte de este ambiente especial se lo debe al estuario del río Duero, que desemboca en el Atlántico en este punto.

Oporto ocupa la ladera de la ribera derecha del dicho estuario y el Puente de Luis I  que lo cruza para llegar a Vila Nova de Gaia, se ha convertido en una de las imágenes más icónicas de la ciudad.

norte-de-portugal-turismo-24 norte-de-portugal-turismo-25 norte-de-portugal-turismo-23

Oporto, cuya denominación romana (Portu Cale) le otorgaría el nombre a Portugal, nació como un  modesto condado que se independizaría y forjaría uno de los reinos medievales protagonistas de la reconquista cristiana de la Península Ibérica.

Toda esa mágia e historia milenaria está patente en cada esquina de la ciudad. Museos, bibliotecas, iglesias, mercados, plazas, un palacio, una catedral que parece una fortaleza y sobre todo muchas bodegas. Todo esto y mucho más es lo que podéis encontrar en la romántica Oporto.

norte-de-portugal-turismo-26

Comer en Oporto:

En Oporto fuimos a comer a un par de sitios y a cada cual mejor. Disfrutamos de una romántica cena de queso da serra y embutido ibérico en Wine Quay Bar con maravillosas vistas al Duero. También cenamos espectacularmente en Papavinhos, un poco alejado, pero merece la pena el paseo. Tomamos un pulpo à Lagareiro y un bacalao con patatas fritas caseras, deliciosos.

También probamos a medio día el restaurante Douro, que no nos convenció para nada. Subido de precio, calidad justa y muy muy turístico.

Para el aperitivo, unas croquetas de bacalao y un vinito en el Mercado de Bolhão.

norte-de-portugal-turismo-27

Dormir en Oporto:

Nos alojamos en el Mimhostel, no muy alejado del centro, y baratito. Con un jardín chulisimo para relajarse al final del día. Eso sí, no incluía el desayuno, pero tiene una cafetería justo en la esquina donde ponen unas torradas estupendas.

6. Barcelos

A tan solo 60km al norte de Oporto nos encontramos con la colorida localidad de Barcelos. Son las enormes estatuas del famoso gallo de Barcelos las que aportan tanto colorido esta ciudad del norte de Portugal.

Cuenta la leyenda que un peregrino gallego de camino a Santiago fue acusado falsamente en esta localidad de robar dinero. Fue juzgado y condenado a muerte pero como última voluntad pidió ir a ver al juez, que se encontraba cenando. El peregrino, profetizó que el gallo que el juez estaba a punto de comer, cantaría como prueba de su inocencia.

norte-de-portugal-turismo-28

Justo cuando el peregrino estaba siendo ahorcado, el gallo efectivamente se levantó y cantó, por lo que el juez corrió al patíbulo para encontrarse que el peregrino se había salvado de la horca por un nudo mal hecho. El peregrino fue absuelto y retornó años más tarde para tallar el crucero del Señor del Gallo que se puede ver en el museo arqueológico.

En el centro histórico de Barcelos destaca el puente medieval de estilo gótico que data del siglo XIV,  el Museo Arqueológico  y la Iglesia do senhor Bom Jesus da Cruz, entre otros monumentos.

norte-de-portugal-turismo-29

Comer en Barcelos:

En Barcelos comimos en un pequeño garito junto al río Cávado. El Bar In Río tenía una pequeña terraza con vistas al río, y una carta con lo justo, y a precio bien. Para lo que necesitábamos que era una comida ligera justo antes de coger el coche, nos fue perfecto.

7. Braga

Tras este sugerente nombre se esconde una preciosa ciudad del norte de Portugal con un casco antiguo pequeño y muy paseable que encierra decenas de iglesias, parques, fachadas de azulejos y hasta ruinas romanas.

La vida en Braga se desenvuelve alrededor de la plaza de la República y su enorme fuente. Un espacio abierto que invita a sentarse en alguna de sus terrazas y simplemente ver el tiempo pasar.

norte-de-portugal-turismo-30 norte-de-portugal-turismo-31

Y a pesar de los muchos puntos de interés que podemos encontrar en Braga, la mayoría de la gente viene aquí para visitar el Monasterio del Bom Jesús. Desde lo alto de una colina, esta imponente construcción domina toda la ciudad. Se trata del segundo centro de peregrinación más importante del país después de Fátima.

Se puede subir hasta la cima en una especie de ascensor, pero os recomiendo que subáis por la escalinata. En primer un lugar, un paseo por el bosque os va llevando de capilla en capilla por todos los pasos de la pasión de cristo. Y la cosa se va poniendo fea conforme vamos subiendo. En cada tramo, las escenas que representan las estatuas de cada capilla son más dolorosas y dramáticas, lo que sumado al cansancio acumulado por el ascenso, da una sensación real de via crucis.

norte-de-portugal-turismo-32

norte-de-portugal-turismo-33 norte-de-portugal-turismo-34

La escalera va haciendo zig-zag y en cada uno de los cinco descansos, tiene cinco fuentes que representan los cinco sentidos. Al llegar arriba podemos tomar algo en el kiosko, usar los baños, visitar la iglesia y dar una vuelta por el parque antes de volver a bajar. No os olvidéis además de contemplar las vistas de la ciudad de Braga desde lo alto.

Dormir en Braga:

Nos quedamos en el Hotel Joao XXI, que no es el tipo de alojamiento que normalmente elegimos, pero como no habíamos reservado con antelación, fue lo más barato que encontramos. El hotel estaba muy bien, con aparcamiento en la puerta y habitaciones amplias y coloridas, decoradas con estrellas e iconos de la cultura pop.

8. Guimarães

No podíamos irnos de ruta una semana por el norte de Portugal y no visitar Guimarães.

Guimarães está considerado el lugar del nacimiento de Portugal, y su amplia historia se ve reflejada en la variedad de monumentos nacionales y edificios históricos que pueden encontrarse en la ciudad.

Es una ciudad pequeña, perfecta para visitar en un día, y aún así tiene mucho que ofrecer. Guimarães fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001 y entre otras cosas es considerado por los portugueses como la cuna de Portugal.

norte-de-portugal-turismo-38 norte-de-portugal-turismo-39 norte-de-portugal-turismo-40

En 1128 Alfonso Enríquez se enfrenta a su madre en guerra abierta por la herencia paterna del condado de Portugal. Teresa de León es derrotada y huye a Galicia, mientras que su hijo se convertiría en Alfonso I de Portugal. Su reinado sería el comienzo de la reconquista hacia el sur contra los árabes y el nacimiento de lo que sería el Portugal que conocemos hoy en día.

Entre otros lugares de interés, en Guimarães encontraréis el Castillo, la iglesia de San Miguel do Castelo y el Palacio de los Duques de Braganza. También no olvidéis callejear por todo el casco antiguo al rededor de la plaza Oliveira y visitar las murallas de la ciudad.

norte-de-portugal-turismo-36 norte-de-portugal-turismo-37 norte-de-portugal-turismo-35

Comer en Guimarães:

En Guimarães tuvimos la suerte de encontrar la pequeña Taberna do Trovador. Estaba hasta arriba de gente, pero para esperar, nos sacaron dos tercios de sagres a las escaleras de la puerta, y allí estuvimos tomando el solecito mientras se nos quedaba un hueco libre. La comida estaba espectacular y había mucha variedad de tapeo y raciones. Eso sí, nos aconsejaron un poco mal con las cantidades, porque sobró una barbaridad de comida.

Probamos alheiras a la brasa y feijoada. Y luego, claro está, no nos podíamos mover. 😂😂

9. Amarante

Sólo pasamos una tarde en esta preciosa localidad del norte de Portugal ubicada plácidamente en las orillas del río Tâmega. Amarante posee un encanto especial que seduce desde el primer momento.

Sus estrechas callejuelas invitan al paseo y sus puentes invitan a pasear con tranquilidad y a bajar el ritmo. La iglesia y el monasterio de San Gonzalo dominan el centro del pueblo. El puente medieval restaurado hace el resto para crear una composición perfecta para la foto.

norte-de-portugal-turismo-41

norte-de-portugal-turismo-42 norte-de-portugal-turismo-43

Dormir en Amarante:

A Amarante llegamos sin reserva. Dónde encontramos aparcamiento para el coche, miramos al rededor y vimos la hospedería Tamega. Preguntamos, nos pareció super barata y con lo básico que necesitábamos, y allí nos quedamos. Todo limpio pero cutre, como debe de ser. No se encuentra en internet, pero estaba en la calle 325 Av. Primeiro de Maio.

9. Pinhão

Rodeado por colinas labradas con terrazas llenas de viñas, Pinhão está ubicado en un recodo del río Duero particularmente hermoso.
La ciudad en sí, no tiene mucho más interés que una curiosa estación de trenes con hermosos azulejos pintados, pero los alredores, las bodegas y la comida, ponen el resto.

norte-de-portugal-turismo-46 norte-de-portugal-turismo-44

Es el lugar perfecto para parar a almorzar si estamos visitando la ribera del Duero en el norte de Portugal. Con los ojos llenos de verdes terrazas y enormes letreros con nombre de bodega, podemos detenernos en esta pequeña población a reponer fuerzas y degustar un porto o un vinho verde junto a deliciosos platos de bacalao.

norte-de-portugal-turismo-47 norte-de-portugal-turismo-45

Comer en Pinhão:

Para comer en Pinhão habíamos elegido un restaurante muy popular junto a la orilla del río. Cuando llegamos estaba petadísimo, y además no nos dio muy buena impresión. Mesas apiñadas, camareros corriendo y estress en el ambiente.
Decidimos volvernos al pueblo y comer en el restaurante Rufete. Cuando entramos no nos pareció nada del otro mundo, pero al final resultó ser una de las mejores comidas de nuestro viaje por el norte de Portugal. Aquí probamos un bacalao con migas delicioso y lo regamos con un buen vinho verde. ¡Viva la ribera del Duero!

10. Guarda

Guarda es la localidad más alta de Portugal, (1056 m) y es por eso que siempre hace fresco, sea la época del año que sea. De hecho, se la conoce como la ciudad de las cinco F: Farta, Forte, Fria, Fiel e Formosa. Es decir, Harta (satisfecha), Fuerte, Fría, Fiel y Hermosa.

Todo el centro histórico está protegido por murallas, puertas y torres medievales que han llegado casi intactas hasta nuestros días. Merece la pena pasearlo con tranquilidad. El casco antiguo de Guarda esconde numerosos vestigios medievales, en parte gracias a que la ciudad permaneció aislada hasta el siglo XIX.

norte-de-portugal-turismo-49  norte-de-portugal-turismo-48

La zona más antigua de la ciudad es la Praça Luís de Camões, también conocida como Praça Velha. En ella encontraremos la estatua del rey Sancho I, el Ayuntamiento, edificio donde se firmó el tratado de Tordesillas entre España y Portugal; y la Sé de Guarda (Catedral), que más bien parece una fortaleza.

El ambiente sobrio de la ciudad y el aire frío que recorre sus calles da una idea del carácter de esta población que desde tiempos celtíberos ha tenido una notable importancia defensiva y estratégica, en parte debido a su altura.

norte-de-portugal-turismo-50

Comer en Guarda:

Otro sorpresón que nos llevamos al acercarnos al pequeño restaurante Belo Horizonte. Como ya llevábamos casi una semana recorriendo el norte de Portugal, le habíamos pillado el truco a las porciones. Y aunque la camarera nos medio insistió para que pidiesemos más, decidimos compartir un bacalao com natas, y un queso da serra que hicieron las delicias de la noche y fueron más que suficientes. Todo ello regado con una botella de vinho verde que hicieron de la noche en Guarda una velada inolvidable.

Dormir en Guarda:

Para dormir en Guarda sí que tuvimos que dar un par de vueltas y preguntar en un par de sitios antes de encontrar una habitación libre. Finalmente encontramos la última habitación doble que tenían en el Hotel Santos. Un poco subido de precio para nuestro presupuesto pero realmente bien en relación con la calidad. Desayuno incluido y una habitación amplia y bien equipada. El hotel es un edificio histórico, recientemente ampliado, en pleno centro de la ciudad y que se ha integrado con la antigua muralla de la ciudad.

Monsanto

La vista de Monsanto desde la carretera que sube hasta la montaña en la que está enclavada anuncia al visitante de que se acerca a un lugar especial. E igual de espectaculares son luego las vistas del entorno desde arriba.
Pero lo que hace a Monsanto un lugar especial no es solamente su espectacular enclave. Es más bien la peculiar forma en la que este pueblo se ha adaptado a él. Sus casas, sus calles, sus edificios públicos, se han adaptado a los enormes bloques de granito que durante siglos han ido rodando ladera abajo.

norte-de-portugal-turismo-52

norte-de-portugal-turismo-53 norte-de-portugal-turismo-55

A estos afloramientos de granito los llaman montes-isla, porque despuntan sobre la llanura como si fueran pequeñas islas de piedra sobresaliendo en la dehesa.

En 1938, Monsanto ganó un concurso en la que se elegía como “la aldea más portuguesa de Portugal”. Los portugueses la votaron por el típico entramado informal en sus estrechas calles y por sus singulares edificios. Como recordatorio de este concurso, se otorgó al pueblo un gallo de plata, que luce en lo alto de la torre de Lucano.

norte-de-portugal-turismo-54

La suma de este reconocimiento, más el natural encanto del pueblo en sí, han dado como resultado una afluencia constante de turistas. Sobre todo portugueses, pero cada vez más españoles e internacionales en temporada alta. Esto le resta un poco de encanto pues concentra a mucha gente en un pueblo que no está preparado para contener a tantas almas juntas. Me encantaría regresar en una época diferente a Semana Santa para poder disfrutar de Monsanto más relajadamente.

Recomiendo la caminata hasta lo alto del castillo para obtener vistazas del terreno circundante y de la aldea.

norte-de-portugal-turismo-51

 

Dormir en Monsanto:

Nos sorprendió la diferencia de precios que observamos entre Monsanto y nuestras otras paradas en esta ruta de 7 días por el norte de Portugal. Monsanto es bastante más caro que cualquiera de las anteriores pueblos y ciudades que hemos mencionado. Sin embargo, nuestro alojamiento resultó estar a la altura. Era una casita rural con encanto a la que no le faltaba un detalle. Con un desayuno generoso y una dueña encantadora. Así que si os decidís a alojaros en Monsanto, echad un vistazo a La Casa de David.

norte-de-portugal-turismo-56

¿Entonces? ¿Apetece un viajecito al norte de Portugal? Por si todavía os queda alguna duda, aquí os dejo 12 platos típicos de Portugal que os terminarán de abrir las ganas de viajar.

Y si ya lo conocéis seguro que tenéis sugerencias de sitios para ver en el norte de Portugal, pues se nos quedaron muchos sitios interesantes en el camino. ¡No dudéis en dejarlas en los comentarios! Así las tendré en cuenta para la próxima vez. 😉

8 Comments

  1. Pedazo de post…genial ! Mil.gracias !!!

  2. Presumo de conocer bastante bien nuestro país vecino pero reconozco que aún me queda mucho por descubrir, es tan precioso!
    Besos
    Nieves

  3. Precioso viaje! Precisamente en una semana nosotros también iremos a Oporto, no muchos días por lo que sólo teníamos pensado visitar Braga, Guimaraes y Aveiro, además de Oporto claro está. Así que leer este post me ha venido estupendo. No sé cuándo escribirás el post exclusivo de Oporto, espero que antes de mi viaje para poder tomar nota. 😉

  4. Hola, sgracias por el post, Rosalia. Yo soy muy fan de Portugal y aunque he visitado Porto (varis veces), Coimbra, Lisboa y Sintra, sin duda volveré y tendré en cuenta todos tus consejos 😉 x

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!