De cómo Nimuë descubrió que le habían robado 42 recetas 67 ladrones (#elAsaltablogs)

caldero-de-nimue

Algo no iba bien.

Y no se trataba solo del cansancio acumulado tras varios días de viaje de regreso a casa. El ascenso por la colina la había dejado un poco sin aliento, pero no lo suficiente como para provocarle alucinaciones.

Si algo la caracterizaba era su capacidad saber cuando algo había cambiado de sitio, o de forma. De fijarse en los pequeños detalles y inferir qué situación los había provocado.

Varios manojos tronchados de las caléndulas que nacen a lo largo del sendero que lleva a su casa delataban que unos pies descuidados habían pasado por allí sin conocer bien el camino, saliéndose al margen y pisando las tan preciadas flores que aliviaban las dolencias de la piel.

Nimuë siguió avanzando hacia la blanca casa de piedra que era su hogar, con cautela ahora, cambiando el paso cansado del viajero que regresa por cuidadosos movimientos que acompañaba de todos los demás sentidos.

La vista para ver las señales que, lo que debía ser un tropel de gente habían dejado en plantas y suelo al transitar por allí. El olfato para detectar un olor lejano pero aún perceptible a humo de fuego recién apagado, que provenía del tiro de la chimenea de la casa. El tacto para percibir cómo el pestillo de la pequeña puerta de la empalizada que rodeaba el jardín dónde cultivaba sus hortalizas y flores para protegerlas de animales estaba fuera de su postura habitual, cerrado pero no del todo, como ella lo dejaba siempre que salía de casa.

Intentó afinar también el oído y aunque en principio le pareció que el silencio del bosque estaba roto sólo por el crujir de ramas por el ir y venir de animalitos, alimañas e insectos, cuando se agachó para escuchar directamente el suelo, notó como este vibraba con el impacto de decenas de pies que huían presurosos, e incluso le pareció escuchar alguna risa divertida y traviesa en la distancia.

Y entonces lo supo. Incluso antes de abrir finalmente la puerta de la casa, que daba directamente a la cocina, Nimuë supo que por fin, había ocurrido. ¡Habían asaltado su cocina!

Pero…¿y cómo culparlos? Ella misma más de una vez había formado parte de las batidas de asaltadores, y disfrutado de la excitación y diversión que da el hacer pequeñas fechorías, y sabiendo que además el riesgo a ser pillado compensaba las delicias culinarias que se disfrutaban luego.

Es por eso que cuando entró en su cocina y vio el caos y el desorden de cacharros, especias, líquidos, harina, recortes de verduras, algún resto de pescado y carne y hasta una pizca de azúcar por el suelo no se sorprendió, ni se enfadó.

Ya poco se podía hacer. Lo robado, robado estaba y no había marcha atrás. Normalmente los asaltadores intentan borrar las huellas de los que han robado, o dejar muchas para confundir al asaltado. Pero a ella no la engañaban.  ¡42 recetas le faltaban pero sabía que a su cocina habían entrado muchos más ladrones!

  1. Los restos de pimienta sichuan delataban que alguien se había llevado su recién preparado arroz con verduras al estilo oriental ¡esa iba a ser su comida a la vuelta del viaje!

arroz-con-verduras-estilo-oriental-17mi-cocina-y-otras-cosas

 

2. Grandes sartenes con un poso de aceite y pimiento delataban varias personas preparando jugosas patatas a lo pobre.

 

patatas-a-lo-pobre-09los-blogs-de-mariala-cocina-de-lauriteles

 

3. Esa salsa de tomatito picantido de la que aún quedaban restos en el cucharón de madera le decía que alguién se había llevado también sus macarrones con chorizo.

 

macarrones-con-chorizo-15el-toque-de-belen

 

4. Ya le había parecido ver en el huerto varias plantas de berenjenas cortadas, y es que parece que más de uno se había afanado un buen plato de sus albóndigas de berenjenas. Aunque bien pensado en su día también ella robó esta receta, así que no se podía enfadar.

albondigas-de-berenjenas-18

el-restaurante-imaginariola-rosa-dulce

 

5. Y si lo de las berenjenas cortadas sólo le había parecido, ¡lo de los puerros sí que lo sabía con seguridad! Había visto los agujeros en la tierra de haber arrancado las hortalizas, y es que parece ser que también habían preparado unas ensaladas de puerro y nueces a su costa.

ensalada-de-puerros-y-nueces-15

migas-en-la-mesaross-gastronomica

 

6. Pero sin duda lo que más había gustado entre los ladronzuelos, habían sido los spaghetti aglio e olio, ¡ni un ajo le habían dejado entero!

spaghetti-aglio-e-olio-10apfelstrudelkuchenbea-recetas-y-mascocina-de-andar-por-casani-blanco-ni-en-botella

 

7. Los macarrones con bechamel gratinados también habían llamado la atención de alguna, pues el horno encendido con ese olor tan rico lo delataba.

Macarrones con pollo y bechamelsweet-struckyti

8. Pero además de la salsa picantita para los macarrones, había un caldo picante con olor a marisco que señalaba a los que se habían llevado el pescado con mejillones en salsa picante.

bacalao-con-mejillones-azafranes-y-canelasmabel-kitchen

9. Los calabacines que había visto que le faltaban ya sabía porqué era…¡zarangollo! Parece que se habían llevado hasta las flores del calabacín, seguramente para hacerlas rebozadas.

zarangollo-asaltablogs-la-dolce-gulatartis-y-mas

10. Los olores del horno se mezclaban entre dulces y salados, hasta que las pepitas de chocolate le hicieron ver que se habían llevado también las magdalenas de arándanos y chocolate.

magdalenas-integrales-de-arandanos-y-chocolate-mare-que-buenopostres-originales

 

11. También vio como alguien había entrado con mucha prisa, tanta que ni había encendido el horno y directamente había puesto a tostar el queso para el pan de ajo, en una sartén. ¡Buena idea para ahorrar tiempo!

pan-de-ajo-con-queso-

los-deseos-del-paladar

12. Los pegotitos morados que encontró por todo el suelo no podían significar más que alguién se había llevado también unos buenos platos de crema de col lombarda, aunque parecía que habían añadido algún ingredientes más.

crema-col-lombarda-con-ricotta-1cocinando-para-mis-cachorritostengo-un-plan-b

 13. Aunque  había restos de más cremas, como la de calabaza con uvas aunque los granitos de arroz salvaje que encontró junto a ellos la hicieron dudar en un primer momento.

crema-de-calabaza-al-curry-con-uvas-per-sucar-hipa

14. Vió trocitos de Coleslaw que ella nunca ha preparado, y se quedó muy sorprendida, hasta que el pan rallado y el perejil con el que estaban mezclados le dio a entender que alguien se había hecho un combinado con la tortilla de ajo, pan rallado y perejil.

tortilla-de-perejil-ajo-y-pan-rallado-para-estar-por-casa

15. Vio unos platos con restos de aceite. Probó un poco con el dedo y al notar el amargor supo que estos ladronzuelos se habían llevado unos buenos platos de habas con jamón y huevos.

habas-con-jamon-y-huevos-fritos-19el-delantal-rojo-cerezasaboreando-las-estrellashogar-y-brasas

16. Más trocitos de jamón, bechamel y unos trocitos verdes escondían las espinacas gratinadas que alguien se había llevado presurosamente de su cocina.

espinacas-con-bechamel-
Espinacas con bechamel

la-cocina-de-rebeca

17. Queso derretido, harina, aceite…no cabía duda de que los tequeños habían sido también victimas en este alsatablogs.

tequeños-mi-madre-no-cocina

18. Hmmmm…un olor delicioso le hizo girarse hacia una de las ollas amontonadas por la cocina y al acercar su nariz al interior la reconoció de inmediato. ¡sopa mulligatawny! Igual se preparaba una para ella cuando terminara de recoger todo aquél caos.

sopa-mulligatawny-
Sopa Mulligatawny

retceteras

19. ¿Y estas tiras de masa verde? ¿Qué podían ser? No se parecían a nada que ella tuviera en su cocina… Y entonces se dió cuenta…¡lasaña de espinacas con las espinacas dentro de la masa! Si es que con ladrones tan profesionales es muy difícil escapar.

lasaña -vegetal-de-puerros-espinacas-y-ricotta-
Lasaña vegetal de puerros, espinacas y ricotta

menjar-a-cala-blanca

20. Pero no acababan ahí las manchas verdes…. normal…¡siempre hay verde en su Caldero! Sin embargo, este olor característico de la albahaca señalaban que la ladrona en cuestión se había llevado unos macarrones con salmón y pesto.

Macarrones integrales con salmón fresco y pesto de albahaca.
Macarrones integrales con salmón fresco y pesto de albahaca.

cosas-de-mi-cocina

 

21. ¡Y más verde! Hmmm…¡aguacate! pero caliente…esto solo puede ser que también se han llevado un platito de sopa azteca.

sopa-azteca-la-cajita-de-nieves-elena

 

22. Cuanta harina en esta tabla de amasar… y ¿qué más? Unos trocitos rojos…¡tomate seco! Parece que las galletas de tomate seco y albahaca también han volado.

Galletas de tomates secos y albahaca

asi-se-come-en-granada

 

23. ¿Y estas bolitas por el fregadero? ¡quinoa! Seguramente la han estado enjuagando bien antes de preparar unos pimientos rellenos de quinoa con verduritas.

Pimientos verdes rellenos de quinoa con verduritas

deco-recetaslas-recetas-de-huga

 

24. Lo que no sabía explicar muy bien eran las manchas de chocolate y trocitos de obleas que…¡ah sí! ya casi no se acordaba de que los tenía en El Caldero. Hace tanto que no prepara huesitos de chocolate caseros.

Huesitos caseros
Huesitos caseros

el-recetario-de-lady-halcon

 

25. Lo que sí supo averiguar rápidamente fue para qué había servido la mezcla de aceite de oliva y nueces que encontró en la encimera…¡spaghetti en salsa de nueces!

Spaguetti con salsa de nueces
Spaguetti con salsa de nueces

el-baul-de-las-deliciaseva-en-pruebas

26. Sin querer puso la mano en una manchita de salsa que había también en la encimera, y cuando se llevó el dedo a la boca para ver de qué se trataba…¡¡picantito!! Y con esa aroma especial que solo podía ser el curry de champiñones.

Curry de champiñones
Curry de champiñones

cocina-con-reinacon-un-par-de-guindillas

27y 28. Y claro, no es normal que hubiera curry de champiñones, y no se hiciera también una hornada de pan naan, como así lo demostraban los restos de harina, yogur y semillas que había en la misma encimera. ¿Pero y los trocitos de coronation chicken? ¡Alguién se había llevado las dos recetas de una sola vez!

Pan naanla-cocina-de-catinael-tio-pep

29. Había un olor muy fuerte, como a pescado que le llevó hasta una sartén que reposaba en la hornilla ahora apagada. Cuando vio los granos de polenta depositados en el fondo, entendió que también habían desaparecido sus boquerones rebozados en polenta.

Boquerones fritos rebozados en polenta
Boquerones fritos rebozados en polenta

las-recetas-de-blinky

 

30. Fue entonces cuando encontró el cuenco sucio con los restos de diversas especias, así como con unas manchitas de yogur y mostaza. Estaba claro que alguien se había llevado esta salsa para preparar las berenjenas vegetarianas especiadas.

Berenjenas rellenas vegetarianas especiadas con salsa de yogur y mostaza
Berenjenas rellenas vegetarianas especiadas con salsa de yogur y mostaza

todo-cooking

31. Junto a este cuenco encontró unos pistachos tostados que la despistaron por completo, pero olisqueándolos llegó a la conclusión de que alguien los había utilizado para preparar su carpaccio de calabacín.

Carpaccio de calabacín con alcaparras
Carpaccio de calabacín con alcaparras

las-delicias-de-isabel

32. ¿Más yogur? Sí, pero mezclado con algo más…¡queso crema! Y esa melaza rojiza solo podía significar que allí se había preparado cheescake de fresas en vasitos. ¡Y varios!

Cheescake de fresas
Cheescake de fresas

cuukinghealthy-tastypumuky-a-la-cuina

33. Encontró entonces un plato hondo, donde se había preparado algún tipo de mezcla y lo olió para ver qué podría haber sido. El olor distintivo del atún la llevaron a pensar rápido en unos sándwiches de atún y apio. Qué ladrones más inteligentes, ¡esta receta es super fácil de transportar!

sandwich de atun y apio 08
Sándwich de atún y apio

in-my-little-kitchenla-cocina-de-estela

34. Lo siguiente que vio fue una cesta que había dejado antes de salir de viaje llena de setas hasta arriba recién recogidas, pero faltaban más de la mitad. Seguramente alguien las había usado para preparar unos huevos al plato con salteado de setas.

Huevos al plato con salteado de setas 03
Huevos al plato con salteado de setas

olor-andaluz

 

35. Volvió a fijarse en la cantidad de ollas amontonadas unas encima de otras, y encontró dos en las que todavía quedaban rastros de lentejas. Estaba claro que al menos un par de ladronzuelos se había llevado su sopa hindú de lentejas.

Sopa india de lentejas rojas
Sopa Dhal. (Sopa hindú de lentejas rojas).

de-puchero-y-otrosinsta-cook

36. Otra de las ollas mostraba restos de una crema naranja y….¿morada? Estaba segura de que se trataba de su crema de zanahorias, pero aquel color la había sorprendido. ¡Sin duda allí había magias más poderosas que la suya!

pure-de-patata-y-zanahoria
Puré de patata y zanahoria

rebuscando-en-la-despensathermofan

37. Decidió investigar un poco más sobre qué se había cocinado en el horno, y los restos de mantequilla y azúcar tostada delataron a aquellos que se habían llevado del Caldero un buen crumble de manzana.

Applecrumble02
¡Perfecto para combinar con un té de nueces!

olor-a-regalicesazucar-en-mi-cocina

38. También había en el horno restos de nueces mezclados con harina, mantequilla y otros ingredientes, todos ellos apuntando a que se había preparado más de un blondie por allí, pero faltaban las moras y había restos de fresas y chocolate ¿la estarían intentando despistar?

Blondie de morasFIlas-tartas-de-pazmrmlada

39. Justo al lado del horno vio unos panecillos redondos, al lado de unas cáscaras de huevo que delataron al que allí había preparado unos huevos al nido, aunque le extrañó no ver restos de espinacas por ninguna parte.

Huevos al nido gratinados
Huevos al nido gratinados

saca-el-cucharón

40. Lo que sí encontró fueron restos de patata y jamón en el horno, que señalaban que alguien había horneado unas patatas rellenas de jamón y queso para llevárselas a casa.

Patatas gratinadas con jamón y queso
Patatas gratinadas con jamón y queso

julia-y-sus-recetas

41. Y la bandejita que aún mostraba los redondeles de haber contenido masa, con algunos restos de chocolate fundido, indicaba inequívocamente que algún ladrón se había llevado a casa una caja de galletas cookies.

Cookies de chocolatemandarinas-y-miel

42. Por último, se fijó entonces en que los botes de té estaban también abiertos, y había trocitos de palos de canela por todos lados. La estación estaba aún fría, pero eso no había sido impedimento para que alguien preparar una infusión fría de té verde y canela y se la llevara consigo.

Infusión fría de té verde y canela para el veranomordisquitos-con-azucar

Nimuë salió fuera de la casa para respirar un momento antes de ponerse a limpiar y a organizar todo de nuevo. Se quedó de pie junto a la puerta, apoyada con la mano y el antebrazo en el marco y sonrió.

Sonrió porque no podía evitar imaginar lo bien que lo habían pasado los ladrones mientras rebuscaban en El Caldero, y sonrió porque sabía que no acababa aquí el juego. La próxima vez le tocaría a ella visitar furtivamente la cocina de algún bloguero y hacer divertidas fechorías para salir después corriendo con una receta entre las manos.

No Comments

  1. ha sido un autentico honor rebuscar en el caldero, muchas gracias por tener tantas recetas ricas y cuidadosamente explicadas. Un relato totalmente fiel a la realidad!!! aun nos estamos relamiendo! Besos

  2. Ohhhh que entrada mas bonita, de las mejores que he visto en mucho tiempo! me ha encantado, ha sido un placer robarte,gracias.

  3. Encantadísimas de haber estado “a hurtadillas” en tu cocina.
    Un beso fuerte
    Nieves

  4. Que cuento más lindo y que buen humor tiene Nimue si yo me encuentro mi cocina en esas condiciones después de un viaje seguro que ruedan cabezas. Felicidades un relato encantador

  5. ¡Estoy totalmente anonadada! Jajaja!! Así es, de verdad que imaginación que has derrochado en esta preciosa y simpática entrada como recordatorio a nuestro asalto a tu blog. Fue un placer conocer tu blog y no me perderé.Un abrazo.

  6. Me encanta tu relato!!! Yo tuve la gran suerte de ser asaltada y me encantó la experiencia. Ver tus recetas con versiones diferentes.. y mejoradas muchas veces, es genial!!. Seguiré colándome sin que me veas en tu cocina muuchas veces más… Osea. que ya que lo sabes, deja de vez en cuando algo para mí 😀 besos y achuchones sin fin!!!

  7. Muchas gracias por la entrada!
    Te va a costar más de un mes limpiar todo el entuerto, aunque si nos pones algo de comer te ayudo encantada!

  8. Me ha encantado!!! Un placer pasar por tu cocina, y dale las gracias a Luis, hizo unas fotos preciosas 🙂

  9. Qué entrada tan tierna y tan bonita. Un precioso homenaje a todos los ladronzuelos. Ha sido un honor y un placer.

  10. Nos ha encantado visitar tu cocina y encontrar tantas recetas ricas!!

  11. Un relato precioso , no solo te has molestado en limpiar tu cocina , si no que encima te has molestado en buscar pistas y dejarnos las fotos como prueba . También te digo que quien roba a un ladrón …. ya ves soy un poco rencorosa tú me robaste el mes pasado y este mes te lo he devuelto .

    Un beso

  12. Eres la pera! vaya recopilatorio novelado que has hecho, nos has retratado a todos!!
    Así da gusto asaltar!
    Petonets!!
    MArisa

  13. Menudo recopilatorio te has currado. Ha sido todo un placer asaltarte y llevarme ese rico blondie.
    Un besote

  14. Que bonito lo has hecho!! una fantástica historia y un placer formar parte de ella. Bs.

  15. Preciosa descripción de tamaño robo, y gran orgullo el conocer el afán de otros en robar y recrear tus recetas. Da gusto asaltar tu cocina!!

  16. Genial la entrada!!! Cómo te lo has currado!!! Un besazo

  17. Rosalia , eres una persona especial.
    Tu relato me ha encantado, tienes una imaginación desbordante y eso me encanta y me ha encantado asaltarte y conocerte aunque, me supo a poco, espero repetir la experiencia.
    Precioso tu regalo para tod@s, me parece fantástico y maravilloso, gracias por el tiempo que te has tomado para hacer todo esto.
    Eres una artista.
    Muchas gracias.
    Besinos
    El toque de Belén

  18. Yo sólo tengo dos palabras para describir esto… IN – CREIBLE!!
    Ha sido un placer entrar en tu cocina y no sólo robarte una delicios areceta, sino, descubrir un poquito más de ti…. Gracias!!!!

  19. Inma Carreño

    Precioso relato. Yo también entro a robar alguna que otra receta de las tuyas para alimentar a mi pequeña tribu. De las vegetarianas ehhhh!!! Un besote.

  20. Hola brujita. Hoy me has dado dos alegrías. Una, haberme comentado con tanto cariño mi crema rosa y la otra, hacer algo que te aseguro, a mí me encanta hacer. Escribir y sorprender. No me conoces, pero es así. En mi blog hay alguna prueba de ello.
    Muchísimas gracias por esta entrada tan trabajada en la que has invertido mucho cariño y agradecimiento.
    Gracias por haber comentado, te aseguro, que no todo el mundo lo hace cuando es asaltado y eso es otro gran trabajo.
    Espero que consigas mis “safanories” y prepares lo que te apetezca con ellas.
    Un beso fuerte y un placer haber estado por primera vez en tu blog y no será la última.

    • Marisa, guapa!! No sabes lo mucho que me llegan tus palabras, porque realmente sí que me he quitado horas de sueño para poder contestar a todo el mundo y escribir este mini-relato-recopilación. Saber que es algo que se percibe desde fuera es pago más que suficiente. Yo también seré asidua en tu cocina a partir de ahora, pero especialmente el próximo mes!! MUAHAUAHAJA

  21. Querida cuentista, me ha encantado ser parte del reparto de tu relato. No será el último hurto que te haga, avisada quedas. Me postro a tus pies, y prometo volver a arreglar las maltrechas caléndulas.
    Un besaco.

  22. ¡Que recopilación más bonita! Y mira que intentamos limpiar bien para que las manchas de chocolate desaparecieran, pero éramos tantos ahí metidos que era un poco imposible con tantos calderos, idas y venidas, codazos por llegar a la encimera…
    En fin, que ha sido todo un placer asaltar tu cocina y me voy encantada sabiendo que Nimuë no se enfadó, por que tal y como salimos ha tenido que estar unos cuantos días limpiando jejeje 😉
    Besos

  23. Ïa, es que no tengo palabras. Es tan precioso esto que has hecho!! No se cómo decirte cuanto me ha gustado. Gracias, gracias y gracias. Namasté 😻
    Blanca

  24. Gracias guapa!!!! ¿Sabes? esta noche, como siempre antes de ir a dormir le he contado a mi hijo Gabriel un cuento, pero esta noche le he contado uno muy especial “Minuë y los ladrones de recetas”, el pobre se ha quedado muy preocupado por el destrozo ocasionado en tu cocina y por haberte dejado sin comida, me ha preguntado -¿mamá y ahora que va a comer la pobre Minuë? y yo le he contestado que no se preocupara que Minuë tiene un huerto mágico que da unas verduras especiales, de esas que se cocinan solitas y que mañana al despertar todo estaría tal y como ella lo dejó. Le ha encantado, me ha encantado. Ha sido un placer asaltarte. Besos preciosa.

    • ¿¿¿¿En seriooooo????? Bueno estos es el premio más grande que se haya podido llevar este blog en toda su historia…¡¡ser parte de una historia para un niño!! Mil gracias Sandra, es un honor enorme y Nimuë está más contenta que nunca.

  25. Maravilloso cuento lleno de recetas deliciosas y ladrones con corazón, y una nimuë auténtica, pura magia!! Me he quedado asombrada con tu entrada, me has dejao con una sonrisa en la cara .. qué bien voy a dormir esta noche! Muchas gracias Ïa! Besotes mil guapa!

  26. Espero no haber sido yo la que pisara las caléndulas, me confieso culpable de haber arrancado los puerros sin delicadeza, pero por el rabillo del ojo vi a Ana y tuve que esconderme con rapidez.

    Gracias Rosalía, me ha encantado tu relato de nuestros robos y te doy una idea para cuando tus sueños se hagan realidad.
    En cada rincón de esa casa – hotel. hoster rural, que en un futuro se que tendrás, debes poner un relato escrito por ti para cultivar y entretener al viajero que en el se aloje.

    Besos miles.

  27. Menuda entrada, que bonita y que arte tienes para el relato. Me ha encantado robarte y sin duda te visitaré a menudo a ver que delicias se cuecen en tu caldero.
    Un besito!

  28. Qué currada!!!! Ha sido un post precioso. Gracias por dejarnos entrar en tu cocina. Yo seguiré visitándote de vez en cuando. Besitosss

  29. castillopumuky

    Sin palabras! Así me has dejado Ïa!
    Me ha encantado el relato, y aunque sea una receta que te he robado, me ha hecho ilusión verla por aquí, con el resto de fotos de compañeros asaltantes.

    Un placer visitarte, y ha sido una de muchas recetas que seguro te robaré.

    Besos!

  30. Claro que sí, todas esas recetas merecían estar aquí reunidas, y enlazadas a vuestros blogs que con tanto cariño (y, porqué no decirlo, alevosía) os habéis llevado.
    ¡Un abrazo!

  31. Simplemente genial!!

  32. Que cuento más bonito has hecho, eres una maravilla contando relatos. Y que trabajo te has dado buscando las recetas de cada una, te ha quedado fantástico!!!
    Ha sido un placer entrar en tu cocina, y no será la última vez porque me he quedado con ganas de hacer alguna otra receta.
    Perdona mi tardanza en venir hasta aquí, pero justo el domingo empezamos las fiestas en Castellón y no he tenido tiempo….ni siquiera de comentar a nadie, esta semana me pongo a ello.
    Un bst.

  33. ¡Gracias Mavi! Me encantará saber que te llevas otra recetilla del Caldero. ¡Es lo que le da sentido al blog! 😀

  34. Jajajajajaja que divertido!! Me ha encantado este post especial, espero que esa cocina ya haya vuelto a la normalidad 😀
    Mua!!!

  35. Siento mucho los desperfectos causados, aunque hayamos ido con mucho cuidado eramos muchos y sin querer….
    En mi caso decir que te cogí un bote de habas de la despensa y los huevos me los dio muy amablemente una de tus gallinas con la que entable conversación, el jomón era mio, pensé que al estar ausente no tendrías. Tienes una cocina de cuento con su alacena sus cazos colgando, me hubiera quedado mas rato pero me dio miedo que me descubrieras.
    Un relato precioso y todo un detalle esta entrada tuya.
    Muchas gracias.
    Un besazo

  36. Pingback: Calabacines rellenos de manzana y mozarella (#elAsaltablogs) | El Caldero de Nimuë

  37. ¡¡Espectacular nena!! Me ha encantado tu relato e ir viendo las distintas versiones de tus recetas. ¡Muy chulo!

  38. Pingback: Mero en salsa de almendras (#Asaltablogs) | El Caldero de Nimuë

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!