Cómo llenar tu casa de ideas navideñas (incluso si no te gusta la Navidad)

No sé porqué le tengo tanta manía a esta época del año.

La verdad es que no tiene mucho sentido porque el invierno, aunque se hace largo, es una estación que me inspira sentimientos hermosos. Hace más frío, pasas más tiempo en casa, las conversaciones son más profundas, los cuerpos están más cerca. Es una época para el recogimiento y la reflexión, para renacer en primavera con más fuerza que nunca.

Además de pequeña me encantaba. No había colegio, nos juntábamos toda la familia en casa de mis abuelos durante días, veíamos a nuestros primos, con los que hacía meses que no hablábamos. Y también estaba el tema de los regalos.

Ya de mayor empezó a agobiar, pues, con una familia tan grande, volvías a casa con más paquetitos de los que el reducido tamaño de tu habitación podía aceptar. Pero de pequeña era una emoción sincera la que sentías al acostarte y pensar que unos seres mágicos iban a venir a tu casa y hacer realidad un deseo porque te consideraban alguien especial y merecedor de ese don.

navidad-a-la-carta-

Supongo que esa emoción infantil y pura, en contraste con todo el consumismo descarnado que se desata con esta festividad es lo que me mata. Lo que hace que “no me guste”.

Sin embargo, aún sigo disfrutando de esas reuniones en familia, o ahora, con más frecuencia en amigos. De compartir una comida especial preparada con cariño y emoción y disfrutarla entre risas y buenos deseos.

También estoy volviendo a revivir esa emoción de la que hablaba antes con mis sobrinos. Ver como les brillan los ojos de emoción y se abren sus bocas hasta casi desencajar la mandíbula al encontrarse junto a la chimenea un regalo para ellos que ha aparecido allí mágicamente.

navidad-a-la-carta-02

Es por eso que cuando me enteré de la idea que habían tenido en la web de Navidad a la Carta me quedé alucinada. Ellos confeccionan una carta personalizada de respuesta de los Reyes Magos dirigida al niño en cuestión congratulándole por su buen comportamiento y mandándole buenos deseos y felicidad.

Me pareció una idea genial para una familia que igual no puede permitirse comprar una montaña de juguetes, pero sí tener este gesto y regalar una montaña de ilusión. De la que no se toca, pero se siente dentro de por vida.

Además en el blog de la web hay muchas ideas de recetas navideñas que pueden echarnos una mano para organizarnos para los eventos y celebraciones de estas fechas. Y si sois de los de decorar la casa, también hay algunas tips y manualidades para hacer nosotros mismos. (¡Las velas con ramas de canela molan!)

Así que si estamos faltos de tiempo o inspiración un vistacillo rápido a su web nos puede poner las pilas y apañarnos el menú de noche buena con algunas buenas ideas. ¡Yo ya le he echado el ojo a unos calabacines con parmesano crujiente que igual caen como entrante!

¡Hasta la próxima, Calderer@s!

 

12 Comments

  1. Guapísima, tienes un regalito en mi blog. Puedes recogerlo en el post El Buen Rollo de un Bloguero.
    Besitos 🙂

  2. Inma Carreño

    Hola guapa!!! A mí me pasa también lo mismo. Me gusta mucho la Navidad pero no entiendo el consumismo brutal en el que nos envolvemos, sin ni siquiera darnos cuenta. Mis navidades son muy tranquilas y caseras. Y como, si no tienes no puedes gastar, pues eso,… jejejej.. Un besote!!

  3. Preciosa visión de la navidad. Para mí, que no celebro el calendario cristiano y soy medio decrecionista (no del todo, pero casi) y odio el consumismo, ha sido inspirador. No suelo ser capaz de encontrar nada bonito en pasar frío, celebrar una cosa que me imponen, comer como un orco y comprar regalos xD xD xD pero visto así, mira, hasta tiene cosas buenas.

    • Jajajjaa, bueno, pues me alegro de que te haya gustado esta visión de la navidad. A mi me gusta más pensar en celebraciones invernales que derivan precisamente de esa necesidad de juntarse con gente para pasar menos frío. Cuando no había calefacciones, claro. ¡Un besazo, guapa!

  4. es que los niños son muy importantes en estas fechas, son toda la alegria junta! a mi me encanta la navidad y no comparto tanto derroche la verdad

  5. holaaa, pues me identifiico. Este año no me inspira nada la navidad, o yo voy ralentizada con el tema.. bueno sea como sea las ideas que nos propones me gustan, opciones para otros gustos o estados de ánimo, un beso!!

  6. Pingback: Porrusalda vegetariana (#ColorYSabor) | El Caldero de Nimuë

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!