Grecia en 20 días: Día 14 – Nafplio – Micenas – Oráculo de Delfos

Nuestra segunda etapa en coche en la Grecia continental nos llevaría desde Nafplio a Micenas para visitar las ruinas de esta mítica ciudad, y de allí más de 200km al norte hasta el sagrado oráculo de Delfos.

¡Como veis no es un día para perdérselo!

Grecia-dia14-0Llegamos a las ruinas de la antigua fortaleza militar aquea sobre las 10 de la mañana, tras haber recorrido los 22km que la separan de Nafplio.

Micenas era el reino del héroe homérico Agamenón, que lideró a los aqueos durante la Guerra de Troya. Según la mitología la ciudad fue fundada por Perseo, hijo del dios Zeus y la mortal Danae que construyó con ayuda de los cíclopes las murallas de la ciudad con enormes bloques de piedra que por eso se denominan ciclópeas.

Subimos directamente a la entrada principal, donde dejamos el coche y compramos las entradas, tras esperar una cola larga, pero todavía tolerable. La entrada franquea el acceso a las ruinas de la fortaleza, el museo, y el tesoro de Atreo.

Tras pasar el control inicial, se accede por una rampa a la archifamosa puerta de los leones, que nos recibe ceremoniosamente en nuestra entrada al conjunto monumental. La puerta de los leones era la entrada principal a la ciudadela durante la Edad del Bronce y es la escultura prehistórica más grande que queda del Egeo.

Grecia-dia14-

Sobre el dintel de la puerta una gran placa de piedra caliza presenta dos leonas enfrentadas talladas en alto relieve que se yerguen cada una a un lado del pilar central.

Grecia-dia14-

A la derecha de la entrada se encuentra un cementerio de forma circular delimitado por grandes losas verticales en el que se encuentran varias tumbas. Fue aquí donde se encontraron la mayoría de las joyas y tesoros de Micenas, entre otros la máscara funeraria que el arqueólogo Schliemann atribuyó al rey Agamenón y que ya vimos en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

Grecia-dia14

Aproximadamente en el centro de la ciudadela y coronando la colina, se encuentra el Palacio de Agamenón, o más bien lo que queda de él. El corazón del palacio era el megaron o salón del trono, que tenía un hogar en el centro rodeado de cuatro columnas, que sujetaban el techo y enmarcaban un lucernario por donde salía el humo.

Las vistas, como veis, también eran espectaculares.

Grecia-dia14 Grecia-dia14

En los alrededores de la ciudadela, hay escavadas también una serie de tumbas circulares denominadas tholos que son en realidad grandes sepulturas subterráneas abovedadas. Se caracterizan por unas entradas a cielo abierto llamadas dromos que, bordeadas por altos muros, conducen hacia la puerta monumental de acceso a la tumba. La más amplia encontrada en Micenas es la que se ha denominado Tesoro de Atreo.

Para llegar hasta ella hay que volver a coger el coche y regresar por la misma carretera por la que hemos venido, o caminar un buen trecho carretera abajo hasta alcanzar la rampa de acceso al tesoro.

Grecia-dia14- Grecia-dia14-

Es impresionante la sensación de ingravidez que proporciona la falsa cúpula que cierra la sepultura.

Una curiosidad de este lugar, es que las voces de la gente que hay en su interior se oyen como si salieran directamente de las paredes, lo que le da un aire fantasmagórico al lugar. Como si las voces de los muertos allí enterrados quisieran decirnos algo a través de las paredes.

Grecia-dia14- Grecia-dia14-

Al salir de la ciudadela, justo antes de bajar hacia el tholos del Tesoro de Atreo, nos detuvimos un instante a depositar en un solitario buzón nuestras postales de las islas que viajarían por Europa hasta la península Ibérica para saludar a nuestros seres queridos. La verdad es que después de mandadas nos arrepentimos de dejarlas allí, pues, la carretera solo conduce hasta la ciudadela, y por un momento nos surgió la duda de si realmente el cartero haría todo el trayecto para recoger el correo en un lugar tan apartado.
El caso es que las postales llegaron. Tardaron (llegaron después que nosotros) pero llegaron.

El Oráculo de Delfos

Tras nuestra visita matinal a Micenas, emprendíamos de nuevo nuestro camino por tierras griegas, dejando atrás el Peloponeso y cruzando el istmo de Corinto nos dirigimos a la Fócida atravesando valles y montañas, así como el que posiblemente sea el olivar más grande del mundo, para visitar el Oráculo de Delfos.

Grecia-dia14-

El Santuario de Delfos fue el centro religioso del mundo helénico en su época de máxima influencia. Aquí se encontraba la piedra con la que según la leyenda, Zeus había marcado el lugar donde se encontraba el “ombligo del mundo”, el ónfalos. Bajo esta piedra, Apolo escondió el sarcófago con las cenizas de la serpiente Pitón, y de ahí el nombre de las sacerdotisas del oráculo (las pitonisas) y de los Juegos Píticos que se celebraban en honor al dios Apolo.

Grecia-dia14-
Onfalós de Delfos

Los peregrinos que llegaban al santuario, ascendían por la empinada senda denominada “Vía Sacra” a lo largo de la cual se alzaban construcciones llamadas “tesoros”, exvotos y estatuas que testimoniaban el reconocimiento de las ciudades griegas hacia el dios Apolo. El tesoro mejor conservado es el Tesoro de los Atenienses, que se encuentra junto a la piedra llamada la roca de la Sibila, desde donde supuestamente se hizo la primera predicción del oráculo.

Grecia-dia14-
Via Sacra, Tesoro de los Atenienses y Roca de la Sibila

Si seguimos ascendiendo por la cuesta pronto llegamos a los restos del Templo de Apolo, antaño centro neurálgico del Santuario y del que hoy en día a penas quedan los cimientos y seis columnas de piedra caliza.

En el ádyton o cámara secreta de este templo, era donde se encontraba la pitonisa y era el lugar donde se llevaban acabo los pronunciamientos de los oráculos sibilinos que después los sacerdotes interpretaban y comunicaban a los consultantes.

Grecia-dia14

Las vistas del valle de Cirra repleto de olivos desde el templo son un espectáculo difícil de olvidar.

Si seguimos ascendiendo por la via sacra, alcanzamos el teatro del Santuario, hecho en piedra caliza del Parnaso y con capacidad para albergar a 5000 personas. Cada cuatro años alojaba competiciones líricas, dramáticas y musicales que se incluían dentro de los festejos de los Juegos Píticos. Es uno de los teatros mejor conservados de todo el mundo Griego.

Grecia-dia14-

Si el visitante aún tiene fuerzas, merece la pena seguir ascendiendo la implacable pendiente hasta alcanzar el estadio del Santuario que corona la parte más alta del conjunto arqueológico. El estadio, al pié de una pared de roca caliza y rodeado de pinos, podía dar asiento a unos 7000 espectadores y a casi 20 atletas. Era el lugar donde se llevaban a cabo las competiciones deportivas durante los Juegos Píticos.

Grecia-dia14-

Fuera del «témenos» o recinto sagrado del Santuario se encuentran los restos de un «tholos», palabra que en este caso denomina un templo de planta circular. Se piensa que este templo estaba consagrado a la Atenea Pronaia y el carácter enigmático del lugar lo ha convertido en la imagen más famosa del Santuario de Delfos, cuando en realidad, se encuentra fuera de él, en el área de Marmaria.

Grecia-dia14 Grecia-dia14Como anécdota, contar que nada más pisar el recinto del tholos, se me acabó la batería de la cámara, aunque por suerte pude hacer alguna fotillo con la DSLR de mi compañero.

Caía la tarde cuando finalmente llegamos al actual pueblo de Delphi, donde conseguimos una habitación económica (35€) con unas vistas impresionantes del golfo de Corintio en la pensión Sun View. ¡Con desayuno incluido! Perfecta para una noche.

Grecia-dia14-
El Golfo de Corinto en nuestro balcón

Un día sin duda, largo, con muchos kilómetros en coche y a pie, pero que mereció la pena desde el primer minuto hasta el último.

¡Hasta pronto, Caldereros!

Sigueme en…

No Comments

  1. Uno se queda sin aliento paseando virtualmente por esos parajes. Me imagino poder pisar la tierra y sentir bajo los pies los guijarros y las pequeñas ramas caídas. Creo que seria incapaz de respirar durante la visita. No conocía la historia del Onfalos. Muchas gracias por esta etapa

    • Pues lo de os ónfalos tiene más historia. Se supone que Zeus echó a volar dos águilas desde dos puntos opuestos del universo, y que fue en el punto donde se encontraron (Delfos) fue designado”ombligo del mundo” y donde puso el ónfalos. ¡Si la mitología tiene historias para no parar!

  2. Pingback: 20 días en Grecia: La ruta (por aire, tierra y… ¡MAR!) | El Caldero de Nimuë

  3. La verdad es que la visita a Micenas no sé si ponerla, me viene de camino pero estoy dudando bastante pues a simple vista me parece que tiene más atractivo histórico que visual. Es posible que lo decida sobre la marcha si me apetece pararme o no.

    • Claro, depende mucho del interés que te mueva. Para mi estar delante de la puerta de los leones fue algo que me produzco escalofríos..pero porque me apasiona la mitología griega y la historia antigua. Es más el vértigo de saber tantas cosas que han pasado allí y verte en ese lugar, que el impacto visual.
      Aunque la tumba del Tesoro de Atreo sí es bastante espectacular, arquitectónicamente hablando (aunque por fuera no lo parezca, por dentro sí).
      Pero quizá a vosotros os merezca más la pena hacer una parada distinta, o dedicar más tiempo a otra etapa. (Por ejemplo en Nafplio, que es super bonita).
      ¡Ya me contarás qué decidís al final!

  4. A mí también me gusta mucho la historia, sobre todo la etapa griega, pero casi diría desde un punto de vista teórico porque no soy nada mitómana. Cuando estuvimos en Turquía me empeñé en ir a Troya y no es que me arrepienta pero sí me quedé un poco con la sensación de haber perdido tiempo y dinero ya que tuvimos que dar una buena vuelta para llegar hasta allí. En el caso de Micenas no será tan dramático porque estaremos por la zona y nos viene de camino, así que seguramente lo decidiremos esa misma mañana en función de las ganas, aunque lo más seguro es que finalmente vayamos, nunca se sabe cuándo podremos volver y no es cuestión de desaprovechar la ocasión. El hueco en el planning ya se lo he hecho, a ver si las ganas en ese momento nos acompañan.

    • Ooooh ¡¡estuviste en Troya!! Yo no pude ir cuando estuvimos en Turquía, pero me quedé con TODAS LAS GANAS. Ains…si es que no se puede hacer todo. Entonces, ¿es una visita que no recomendarías? Por si en un futuro volvemos al país. Era algo que ya había pensado.

  5. A mí me encantó Turquía y volvería sin dudarlo pero Troya fue lo más flojo sin duda, creo que es más adecuado para estudiosos del tema que para una visita de un par de horas, para mi gusto hay que echarle demasiada imaginación y por lo visto no debo ir muy sobrada, jaja.

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!