Grecia en 20 días: Día 9 – Oia y excursión en barco al volcán.

¡Continuamos con el viaje, Calderer@s!

Llegamos a una de las jornadas más esperadas de todo el viaje. Hoy nos tocaba visitar la archi-conocida y archi-fotografiada ciudad de Oia (pronunciado “Ía” :)). Así que prepararos mentalmente porque viene un post algo denso y sobre todo con muchas, muchas fotos. Grecia-dia9-

Os recomendamos no hacer lo que hace todo el mundo, que es ir a ver el atardecer en Oia, ya que las multitudes se concentran hasta tal punto que uno deja de disfrutar el momento. Es mejor visitar la ciudad por la mañana, cuanto más temprano mejor, ya que los cruceros empiezan a descargar gente en la pequeña ciudad a partir de las 12 de la mañana, momento el que el silencio, el encanto y el embrujo de Oia desaparece bajo una maraña de gritos en español, italiano, inglés y alemán, (y japonés no, porque no gritan, que sino, también).

Para nosotros fue todo un acierto.

Salimos desde Fira en autobús sobre las 10 de la mañana (quizá un poco antes) y llegamos a Oia en unos 20 minutos. Por suerte pudimos ir sentados en todos los autobuses que cogimos en Santorini, aunque se llenan a reventar con gente de pie pasándolo realmente mal en las curvas de las empinadas carreteras con la cara pegada a la espalda de otro y sin tener donde agarrarte, así que ¡os recomendamos llegar pronto a la estación!

Cuando llegamos a Oia no sabíamos qué nos íbamos a encontrar. Nos imaginábamos que estaría atestado de gente pues todo el mundo nos había avisado de lo insoportablemente concurrida que se pone esta joyita durante el mes de Agosto. Por eso no nos podíamos creer a nuestros ojos cuando nos encontramos las calles desiertas, con algún que otro turista madrugador paseando tranquila (y sobre todo silenciosamente) por las blancas calles empedradas.

Grecia-dia9- Grecia-dia9- Grecia-dia9-Llegar al punto desde el cual tenemos la famosa vista de todas las cúpulas azules. las casas de colores y la caldera, fue producto de la casualidad, pues no hay ninguna indicación en la calle principal que indique que hay un mirador o una vista interesante, y sin embargo, el instinto nos hizo girar hacia la caldera en el momento preciso. En el camino de vuelta, de regreso ya al autobús sí había un guía de un crucero en el punto exacto gritando a todo su grupo “photo, photo, photo!” mientras hacía gestos con las manos.

La verdad es que es un lugar de sobrecogedora belleza, y me imagino el privilegio que tiene que ser vivir aquí el resto del año, (si te puedes permitir pagar los precios, ¡claro!).

Grecia-dia9- Grecia-dia9- Grecia-dia9-Grecia-dia9-Un poco más abajo, los campanarios de una iglesia se convierten en una pesadilla para el aficionado a la fotografía, ¿¿cómo dejas de hacer fotos?? Si no le hicimos 50 fotos a estos arquitos, ¡no le hicimos ninguna!

Grecia-dia9- Grecia-dia9- Grecia-dia9-Seguimos ascendiendo por los escalones estrechos y empinados, acusando cada vez  más el calor que iba creciendo en intensidad, vagando sin rumbo y a la vez maravillándonos de lo que Oia escondía en cada esquina. Hasta uno de los coloridos burros que suben y bajan a los turistas por los interminables escalones a los puertos de Fira y Oía, estaba allí esperándonos en lo alto de la caldera para posar y dejarse hacer unas fotos.

Grecia-dia9- Grecia-dia9-Grecia-dia9-1Seguimos vagando por las calles, adentrándonos cada vez más en la ciudad hacia el oeste, hasta que finalmente encontramos el famoso molino que corona la caldera y que es uno de los edificios más reconocibles de la ciudad.

Grecia-dia9-1 Grecia-dia9-1Desde el molino fue desde donde vimos una multitud de gente que empezaba a concentrarse en un peñón que estaba acondicionado como mirador, en un nivel más bajo de la ciudad.

Haciendo uso de nuestras dotes de orientación en el granaino barrio del Albaycín, encontramos el camino hasta el lugar en concreto, que efectivamente escondía unas vistas espectaculares de la caldera y la ciudad.

Grecia-dia9-1 Grecia-dia9-1 Grecia-dia9-1Nos pareció la forma perfecta de terminar nuestra visita a Oia, y salir de allí por patas mientras que nos cruzábamos con las legiones de turistas que ya habían empezado a descargar los cruceros anclados frente a la bahía.

Unas dos horas de visita habían sido suficientes, relajadas y el calor tampoco permitía ya mucho rato más de subir y bajar cuestas. Una cerveza no nos íbamos a tomar pues los precios están por las nubes, así que ¡momento perfecto para coger el autobús!

Pero entonces, ¿nos quedábamos sin ver el atardecer en Oia? ¡No señor! Teníamos un plan secreto en mente (y un recibo de reserva en el bolsillo) para pasar la tarde en una excursión en barco que nos llevaría a visitar el cráter del volcán durmiente en la isla de Nea Kameni, las aguas termales marinas y nos permitiría ver el atardecer flotando en un velero frente a la caldera de Oia. Todo esto acompañado de una suculenta cena de comida típica griega, (sencilla pero muy sabrosa) y generosas cantidades de vino de Santorini. Suena de lujo, ¿no? Pues es que eso es precisamente lo que quisimos, darnos un pequeño lujo en el viaje, pues era la mejor manera de visitar el volcán, la caldera desde el mar y las aguas termales en una sola tarde.

Grecia-dia9-Las excursiones de este tipo no salen de Athinios, el puerto donde nos dejó el ferry, sino que parten del antiguo puerto de Fira, (Skala Fira) y para acceder al cual hay que bajar nada más y nada menos que 587 escalones de piedra. Muchos turistas deciden darle un toque exótico a la bajada (o a la subida) y hacerlo contratando un burro (5€) o hacerlo a lo práctico bajando en teleférico (también 5€). Nosotros, como somos más chulos que nadie, decidimos bajarlos andando.

El chico del hostel ya nos había avisado sobre el fuerte olor que impera en la bajada, pues los burros reparten sus excrementos allí donde van, pero somos medio de campo, así que tampoco nos asustó. La verdad es que viendo a los burros subir turistas nos dio un poco de pena pues los animales se escurrían en los escalones pulidos por el paso y con el calor que hacía no parecían los animales más felices del mundo, pero ya se sabe que la vida de burro nunca ha sido muy agraciada, y supongo que peor es estar en el campo tirando de un arado… o extinto…

Grecia-dia9- Grecia-dia9- Grecia-dia9- Grecia-dia9-Cuando por fin llegamos abajo tuvimos que esperar bastante al barco. Cuando había llegado la hora de que saliera, y ni siquiera había llegado empezamos a lamentar los 45€ que habíamos pagado cada uno, pero pronto se nos quitó la pena cuando por fin lo vimos aparecer en el horizonte.

Grecia-dia9- Grecia-dia9-El nombre de nuestro barco era Afroditi, nombre de la diosa Griega que significa “emergida de la espuma“. ¡No es un mal nombre para un barco! ¿no?

Lo primero que nos llamó la atención al subir al barco fue la música. No era el típico chunda-chunda que habíamos escuchado en otras embarcaciones y en casi cada local de copas, sino que tenían algo de rock ochentero suave. Lo típico que se escucharía en una emisora como M-80, lo cual, preferíamos mil veces a estar escuchando techno toda la excursión.

La primera parada de la excursión fue en Nea Kameni, que como ya explicamos en la introducción a Santorini fue el resultado de una explosión volcánica y de hecho aún pueden verse varias fumarolas de azufre activas. La isla es prácticamente lava petrificada y ceniza, y los colores que predominan son el negro y el marrón rojizo que contrastan increíblemente con el azul del mar y el blanco de Oia que estaba todavía en nuestras retinas.

Grecia-dia9- Grecia-dia9-La excursión incluía una ruta de unos 40 minutos hasta el borde del cono volcánico que se puede rodear por completo. Es recomendable llevar calzado cerrado, más que nada porque en chanclas vamos a estar todo el rato clavándonos la gravilla. Por el camino la guía hizo cuatro o cinco paradas para explicarnos algunas curiosidades de la isla, el volcán, y Santorini en general.

Grecia-dia9- Grecia-dia9-Grecia-dia9-La siguiente parada eran las aguas termales de la pequeña isla contigua, Palea Kameni. Nos resultaron super curiosas, pues nos hemos bañado en varias aguas termales, en España, Islandia y Chile, pero para empezar, suele hacer temperaturas bajo cero, y además, nunca habíamos visto unas aguas termales ¡en el mar!

Para llegar a ellas el medio era muy sencillo, ¡saltar del barco! La verdad es que también se podía bajar por unas escaleras que facilitó la tripulación, pero tras ver a mi compañero saltar por la borda, cualquier otra cosa me parecía una caca. Además, ¿cuantas más oportunidades tendré en mi vida de tirarme de un barco por la borda solo por diversión?

Grecia-dia9-Grecia-dia9-La sensación es chulísima y aunque al principio te da la sensación de que hace demasiado calor para bañarte en aguas termales, al final cuando llega la hora de volver, como que meterse otra vez en el agua fresca incluso hasta que molesta un poco, ¡y eso a pesar del sol de Agosto!

Mientras nos bañamos, la tripulación ha preparado la cena, y lentamente, mientras comemos ensalada griega, arroz con pollo, tzatziki entre otros platos de buffet el barco se va acercando hacia la caldero y la ciudad de Oia aparecen ante nuestros ojos.

Grecia-dia9-Grecia-dia9-Grecia-dia9-El sol baja poco a poco, los colores cambian y el bamboleo del barco y el abrazo del vino hacen que solo quieras dejarte llevar.

Grecia-dia9- Grecia-dia9-Grecia-dia9-Grecia-dia9-Un día sin duda para recordar.

Y así es como, lo que en principio tanto temíamos visitar por ser Agosto y al ver las dificultades para encontrar alojamiento y demás, se convirtió en un sueño hecho realidad.

¡Me encanta viajar! 😀

Sígueme en…

31 Comments

  1. Oleee. Como molaba Santorini. Hace ya 3 años 🙁 volvería con los ojos cerrados

  2. Qué vistas más bonitas… la puesta de sol es como para suspirar y aplaudir al final. 🙂

    Besos.

  3. Qué guapísimo! me imagino a tu acompañante diciendo “unas escaleritas pa bajar del barco al agua? tontería, booooomba”. Muy bonitas las fotos, cada vez me dan mas ganas de hacer el viajito. Y otra cosa, que vida mas perra la del burro !

  4. Solo puedo decir que es maravilloso leerte, que he olido las cacas de los burros, he sudado los 587 escalones, he fotografiado hasta el agotamiento de la cámara las cúpulas y campanarios de la isla, he sentido el vértigo de saltar por la borda y me he amodorrado con el bamboleo del barco y las copas de vino. ¿Cuando salimos otra vez de viaje?. Muchas gracias

  5. Flipante. Preciosas las fotos. No me extraña que no pudiérais parar de fotografiar. Me copiaría el día sin duda para hacerlo cuando vayamos: paseo, barco, volcán, atardecer. Un día perfecto 🙂

  6. Veo tus fotos tan preciosas y no paro de acordarme de éste corto….https://www.youtube.com/watch?v=2LHPo4xAkJc Algún día me deleitaré por esas cuestas tan acrobáticas, eso si, mejor no me monto en burritaxi que los aplastaré!!

  7. Qué maravilla de día! Y que fotos más preciosas. Me he quedado con ganas de

    • Alguna fotillo de la cena, pero me imagino que después del día tan intenso estarías cansadísima, muerta de hambre y ni te dio tiempo. Me he cansado yo nada más que leerlo 😀

  8. jajaja… creo que fuimos en el mismo barco, ¡pero por la mañana!, ¡qué calor!.
    Las aguas termales molan, pero de la puesta de sol no te puedo contar mucho, porque…. ¡se nubló!, ahí… esperando y va y se llena el cielo de nubes 🙁

  9. Pingback: 20 días en Grecia: La ruta (por aire, tierra y… ¡MAR!) | El Caldero de Nimuë

  10. Qué ganas tengo ya de estar ahí. … me has puesto los dientes más largos aún. Bellísimas las fotos! !!!

  11. Me encanta tu viaje a Santorini. Visitabamos allí hace unos 20 años. Recuerdo burritos muy bien, pero caminamos hacia abajo. 🙂 Precioas fotos nuevamente.

  12. Hola!! Estoy ya preparando el viaje para Grecia y quería preguntarte en concreto por esta excursión tan chula, me apetece lo de la cena en el barco pero en la web que he mirado no hay ninguna salida que la incluya. Si pudieras pasarme información te lo agradecería mucho.
    Un saludo viajero

  13. Muchas gracias!! Creo que lo contrataré online porque el día antes llegamos por la noche y no nos va a dar tiempo. Lo he mirado y ha subido el precio, ahora vale 65 euros pero creo que vale la pena pagarlo.
    Un saludo viajero

    • ¡Vaya! Pues sí que ha subido!! Para mi fue una experiencia muy chula. También es verdad que tienes que tener suerte con la guía que te toque, y la gente que vaya en el barco. Nosotros estuvimos muy muy agustito y lo pasamos genial. Espero que para vosotros sea igual!!!

  14. Seguro que sí! Ya te contaré a la vuelta, aunque aún falta un poco, hasta mayo no nos vamos, qué ganas de que llegue.

  15. Hola: estoy a punto de llegar Santorini. Me gusta mucho cómo has descrito vuestro viaje por la caldera. Me podrías decir cuál era la empresa/viaje con el que fuiesteis en el barco? Muchas gracias y enhorabuena por el blog.

    • ¡Hola Julen!
      Qué bien!!! Espero que lo pases genial. Ahora en Agosto habrá mucha concentración de turistas, pero intenta abstraerte de eso y disfrutar. La web de la compañía con la que fuimos es: https://www.santorini-sea-excursions.com/
      Y te dejo también los datos de contacto:
      Tel: +30 22860 24355 | Fax: +30 22860 23862 | Cell: +30 6946 680983
      info@calderasboats.com

      Nosotros reservamos el día de antes, yendo a la oficina allí directamente, pero en la web se puede reservar también online.

      ¡¡Que lo pases genial!!

  16. Gracias mil Rosalia por contestar pronto. La verdad es que ya puedes disculparme porque la información ya estaba en uno de los comentarios. Los revisé pero la carga de la página con la señal en el ferry no era buena. ¡Por cierto que ya he hecho la reserva online! 🙂 Tu blog me ha ayudado con muchas ideas en el viaje. Lo tengo guardado para cuando haga mi viaje helénico continental. Un saludo!

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!