Tortilla de patatas, cebolla y pimientos. (Y olé!)

¡Muy buenas Calderer@s!

Qué alegría me da poder saludaros después de taaaaanto tiempo sin poder publicar una receta.

Pero el fin de curso se acerca y con un poco de suerte estas fiestas podremos poner los calderos y la camara echando humo.

Os traigo hoy una receta que no puede ser más típica y más tradicionalmente española: ¡La tortilla de patatas! Seguro que en vuestra cocina se hace de alguna otra forma, con o sin cebolla o pimientos, cambiando las especias, añadiendo leche al huevo, etc. Pero sea como sea, este es un plato que seguro está en todas las cocinas.

Hoy quiero traeros mi versión de la receta vegetariana española por excelencia, (además del pisto y el gazpacho 🙂 ). Aunque al final le daremos un toque nada vegetariano pero sí que muy español.

¡Vamos a la cocina!

Ingredientes: (para 2 personas)tortilla-de-patatas-

  • 7 u 8 patatas pequeñas o 3 o 4 grandes
  • 1 pimiento verde grande
  • 1/2 cebolla morada grande
  • 4 huevos frescos (yo uso de código 0)
  • sal y pimienta
  • tomillo
  • aceite de oliva para freir

Elaboración:

Pelamos las patatas con cuidado de no llevarnos demasiada patata al quitarles la cascara.

Las cortamos en rodajas finas de aproximadamente 3 o 4 milímetros. Es importante cortarlas todas más o menos del mismo grosor para que no se quemen unas y se queden crudas otras al freírlas.

Lavamos las rodajas de patatas en un escurridor bajo el grifo. Ponemos un plato bajo el escurridor para que escurra toda el agua sobrante. Mientras tanto, lavamos y arreglamos también la cebolla y el pimiento.

Una vez que el agua haya escurrido de las patatas las salamos en el mismo escurridor, removiendo con las manos para asegurarnos que la sal se reparte bien por todas las rodajas.

En una sarten lo suficientemente grande como para que quepan todas las patatas, ponemos abundante aceite de manera que casi cubra las patatas una vez que las echemos. Dejamos que el aceite se caliente antes de incorporar las patatas; para saber si está caliente el aceite podemos poner una patata y ver si esta empieza a cocinarse inmediatamente. Si es así, ya podemos añadir el resto de las patatas.

Mientras que dejamos que las patatas se cocinen a fuego vivo, cortamos la cebolla y el pimiento en tiras finas y reservamos.

Tenemos que cocinar las patatas hasta que estén blanditas y doradas pero sin que queden crujientes.

Cuando las patatas estén listas las volvemos a poner en el escurridor con la ayuda de una rasera, para que pierdan el exceso de aceite.

En el mismo aceite de freír las patatas ponemos ahora la cebolla y el pimiento. Y cocinamos hasta que las verduras estén a nuestro gusto.

Mientras que terminan de hacerse la cebolla y el pimiento, en un tupper o un bol, cascamos los huevos con cuidado de que no nos caiga ningún trocito de cascara y batimos los huevos enérgicamente hasta que esté a nuestro gusto. Añadimos ahora una pizca de sal, y pimienta y tomillo al gusto.

Cuando estén listas las verduras, las sacamos con la rasera y las ponemos en el escurridor junto con las patatas para de nuevo dejar que pierdan el exceso de aceite (¡recordad que debajo del escurridor tiene que haber un plato! 🙂 ).

Es el momento de poner todas las verduras en el bol junto con el huevo, y mezclar bien de manera que todas queden bien impregnadas.

tortilla-de-patatas-Y llegamos por fin a la última parte del proceso.

En una sartén que no se pegue ponemos unas cucharadas de aceite de oliva y lo repartimos bien por todo el fondo.

Cuando el aceite esté caliente, incorporamos las verduras y el huevo a la sartén. Bajamos un poco el fuego y dejamos que se cuaje la tortilla por abajo.

Para asegurarnos de que no se pega podemos levantar la sartén del fuego y con un gesto seco hacia alante y atrás mover la tortilla hasta que veamos que está despegada del fondo y se mueve.

Ahora viene la parte más complicada.

Con un plato de diámetro más grande que la sartén, la tapamos y le damos la vuelta, de manera que todo el contenido de la sartén nos quede en el plato. Volvemos a poner una cucharada de aceite en la sartén y vertemos con cuidado el contenido del plato de nuevo en la sartén para que se termine de cuajar la otra parte de la tortilla.

Esperamos unos minutos sacudiendo de vez en cuando la sartén para asegurarnos de que no se pegue y cuando esté a nuestro gusto, retiramos del fuego y la servimos en un plato.

¡Qué rica y jugosa ha quedado!

tortilla-de-patatas-
Tortilla de patatas

tortilla-de-patatas-

tortilla-de-patatas-
Tortilla de patatas

tortilla-de-patatas-

Por supuesto con este plato viene de miedo un buen pan,

y si no sois vegetarianos… ¿Qué tal un poquito de jamón serrano? Un acompañamiento que convierte a este plato en una explosión de sabores.

¡Que aproveche!

tortilla-de-patatas-
Tortilla de patatas

7 Comments

  1. Pues ni te cuento las ganas de ir a comer a tu casa, esa tortilla con ese jamoncito manjar de dioses andaluces. Enhorabuena

  2. ¡Qué original la tortilla de patatas especiada! Te ha salido con muy buena pinta, aunque ya he cenado me comería un trocito 😀
    Muy chula la foto de la pimienta en el huevo.
    Un beso

  3. Tiene una pinta espectacular. A mi gusta hacerla con cebolla y alguna vez le he puesto también pimientos o calabacín, pero nunca le he echado tomillo. Probaré un día a ver qué tal.

  4. Pingback: Seguimos celebrando el Día Mundial de la Tapa con más recetas - ConcinaConReceta

  5. Pingback: Pimientos rellenos de tortilla de patatas | El Caldero de Nimuë

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!