Galets con machas a la parmesana

¿Qué tal ha ido el Lunes, calderer@s?

Os traigo hoy una deliciosa receta que tiene mucho que ver con el viaje que estamos haciendo en El Caldero de Nimue. Se trata de aquel experimento que propuso rastossa en nuestro almuerzo de Quintay donde probamos las machas a la parmesana.

Me pareció que una buena idea sería mezclar esta receta típica chilena con un tipo de pasta que tuviera en caracter “marino”. Y por eso pensé en los galets, que yo siempre he conocido como “tiburones”. Los galets o tiburones son como conchas de pasta pero más grandes, y muchas veces se presentan rellenos.

En este caso hemos planteado un plato al horno, con cacharros de barro (greda) para que todo tuviera un carácter más cercano a la receta original de las machas a la parmesana. El experimento ha sido todo un éxito especialmente si os gustan los moluscos, aunque he de reconocer que no es lo mismo hacerlo con machas en lata. Usando el producto fresco debe ser ya una autentica pasada, pero no es algo fácil de encontrar fresco en España. Sin embargo, esta receta seguro que va bien con cualquier otro tipo de bivalvos y quizá en el futuro probemos a hacerla con coquinas o incluso almejas.

¡A la cocina!

Ingredientes: (para 2 personas) galets-con-machas-a-la-parmesana-

  • 250grs de tiburones o galets
  • 1 lata de machas
  • 1/4 de vaso de zumo de limón
  • 1/4 de vaso de vino blanco o de cocina
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • sal y pimienta al gusto
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 200ml. de nata para cocinar
  • 1 chorreón de leche
  • 2 cucharadas de queso parmesano

Elaboración:

En un bol ponemos las machas escurridas, el limón, el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Mezclamos bien y dejamos macerar mientras hervimos la pasta.

En una olla con sal y una hoja de laurel cocemos los galets durante el tiempo que indique el fabricante. Cuando esté lista, escurrimos la pasta.

En una sartén profunda ponemos la mantequilla a derretir e incorporamos las machas aliñadas y la pasta escurrida.

Regamos con el vino blanco y añadimos la mitad de la nata junto con un buen chorreón de leche. Mezclamos bien y dejamos cocinar a fuego lento unos 5 minutos.

Una vez pasado este tiempo, vertemos la pasta en dos cazuelas de barro (greda), y cubrimos con una cantidad generosa de queso parmesano (yo puse una cucharada colmada para cada cazuela) y el resto de la nata.

Metemos en el horno previamente precalentado a 190º durante 15 minutos.

Es una comida consistente así que asegúrate de que no tienes que salir corriendo inmediatamente después de que sueltes el tenedor. 🙂

¡Que aproveche!

galets-con-machas-a-la-parmesana-
Galets con machas a la parmesana

galets-con-machas-a-la-parmesana-

galets-con-machas-a-la-parmesana-
Galets con machas a la parmesana

galets-con-machas-a-la-parmesana-

galets-con-machas-a-la-parmesana-
Galets con machas a la parmesana

Sígueme en…

¡Suscríbete al blog! (GRATIS)

¿Te gusta El Caldero Viajero?
Recibe gratis en tu correo recetas sanas y sencillas y relatos de inspiración viajera.

Únete a otros 645 suscriptores

5 Comments

  1. Ohhh… qué buena pinta!! Me encanta la pasta y más gratinada!! Y yo que me limito a macarrones y espaguetis, jejeje

  2. Bueno pues bien venida a club de los que adoramos la pasta con bivalvos. Las fotografías son maravillosas. Enhorabuena guapa

  3. Ummmm pintaza! Voy a ver si encuentro las machas esas en lata 😀

  4. Umm! que rico se ven! Yo tengo unos aqui en la despensa aver si me animo y los hago! besotes

  5. Pingback: Mochileando por Chile. Día 9: Murales de Valparaiso y Playa de Quintay. | El Caldero de Nimuë

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!