Mochileando por Chile. Día 6: La greda de Pomaire.

¡Bienvenid@s a la continuación del viaje, calderer@s!

chile-dia-6
Entrada a Pomaire

Nuestra primera excursión fuera de la capital fue a un pequeño pueblo rural muy cercano, a 68km de Santiago, llamado Pomaire.

Este lugar es famoso por su gastronomía y por su artesanía. Es una opción estupenda para una excursión de medio día en el que venir a descubrir lo que es la “greda”.

La greda es la arcilla que trabajan por lo general las mujeres y que tras modelarse y secarse al sol, se somete a una cocción a fuego vivo, para después dejar enfriar bajo serrín de diferentes árboles o estiércol de buey o de caballo. El resultado es una cerámica de color negro o marrón oscuro terroso muy característico.

Es una artesanía muy tradicional, y es muy normal encontrar este tipo de greda en cualquier restaurante, ya sea más caro o más barato, en las mesas.

Es el tipo de fuentes y cuencos en los que se suele servir el pebre o el pastel de choclo. Pero no solamente vamos a encontrar este tipo de objetos, también otros utensilios como vasos, copas, jarras, ceniceros, o incluso cucharas, además de las típicas pailas o cazuelas o incluso huchas. Y por supuesto, además de cosas útiles encontraremos todo tipo de motivos decorativos, con tres motivos recurrentes principalmente, el chancho (o cerdo), las bocas de agua de los bomberos y…¡falos! Un poco impactante pero así era.

Si vais a comprar artesanía, os recomiendo que primero paseéis por toooda la calle y comparéis precios, formas y tamaños, y que una vez que lo halláis visto todo, volváis a comprar lo que más os haya convencido.

chile-dia-6
Pailas con forma de chancho
chile-dia-6
Huchas en forma de bocas de agua amarillas
chile-dia-6
¡Falos! o_O

Pomaire tiene básicamente dos largas calles principales, y es en una de ellas donde se concentran la mayoría de los talleres de artesanía y los restaurantes. Al igual que pasaba en el mercado de Santiago, los relaciones públicas de los restaurantes son bastante agresivos y es difícil pensar con claridad donde va uno a comer.

Pero sería una pena irse de Pomaire sin probar las famosas empanadillas de pino (carne guisada con cebolla y huevo duro) o el pastel de choclo (pastel de maíz dulce con un muslo de pollo dentro) ambas recetas muy típicas de la cocina tradicional chilena.

Por eso decidimos salir de la calle principal y buscar un sitio más apartado, menos para turistas, donde quizá no íbamos a ver la empanadilla que tiene el record guiness por ser la más grande del mundo, pero nos quitábamos de encima a los acosaturistas y podíamos comer en paz.

Encontramos un pequeño comercio donde servían comidas y cocían las empanadas en un horno de piedra hecho en la pared. Estábamos solos con un par de lugareños, y nos bebimos las últimas tres latas de cerveza cristal que les quedaban. Como podéis ver por las fotos, la decoración no tenía desperdicio! Para ser justo, lo cierto es que más adelante comimos empanadas más sabrosas, pero el pastel de choclo estaba bien bueno!

chile-dia-6
Bar en Pomaire

chile-dia-6

chile-dia-6

chile-dia-6
Empanada de pino
chile-dia-6
Pastel de choclo

 

En las imágenes se puede ver como toda la comida se sirve en cacharros de greda.

Pero la artesanía típica de Pomaire no es solamente la alfarería, también hay muchos talleres de textiles y telares. Había lanas preciosas y creaciones muy originales y bonitas, pero una viaja con una mochililla y no puede llevarse todo lo que le gusta (lo cual en realidad, es la idea que es fácil ansiarse cuando uno está de viaje y comprar cosas de más.)

chile-dia-6
taller en Pomaire

Llegar a Pomaire desde Santiago es bastante cómodo y fácil en trasporte público.

Desde la terminal santiaguina de autobuses de San Borja tomaremos un bus con destino a Melipilla que pare en “el cruce”. Allí nos bajamos y caminamos unos 10 minutos por carretera hasta llegar al pueblo. Si no queremos caminar este trocito, podemos esperar a que pase el colectivo que nos recogerá por el camino y nos dejará en el pueblo.

Para la vuelta, no hay opción de montarse en el cruce, así que hay que tomar el colectivo hasta Melipilla y bajarse frente al polideportivo, (decidle al conductor que queréis que os deje en la parada del bus de Santiago).

La frecuencia de los autobuses es inusitada, ¡no esperamos más de 15 minutos en ninguno de los trayectos. Tenemos que esperar mucho más a los autobuses de linea intraurbanos de nuestra ciudad natal.

¡Espero que os haya gustado la excursión!

¡Nos vemos calderer@s!

chile-dia-6
Comilona en greda (by Luisma)

10 Comments

  1. Madre mia!!! menuda artesanía mas… impactante!!! 😉

    Las empanadas tienen muy buena pinta pero lo que mas me has me ha gustado es el taller textil, yo me hubiera metido unas lanas en la mochila 🙂

  2. A mí me han encantado los talleres de artesanía. Me gusta verlos en su conjunto, como se ven en las fotos, todas las piezas juntas. Quizás me llevaría alguna, pero sería difícil elegir cual. La hucha del cerdo Spiderman creo que no… Jajaja

    • Ya tía, la hucha cerdo-spiderman era lo más feo del pueblo! jajaja Pero había autenticas preciosidades. Me costó mucho no comprarme un juego de tetera y tazas PRECIOSO y que a penas costaba 2€… ¡pero llevármelo a España iba a ser complicado! Al final Luisma se compró una matera y yo un cuenquito de prebre

  3. Que fuerte la hucha del hombre araña! creo que ni de coña compraría eso vamos ni para molestar a mi enemigo. El mercado de artesanía es una pasada, si yo hubiera estado seguro que estaba aun pensando que comprar. Que bonito todo lo que nos enseñas. Gracias

  4. A mí me ha gustado el bar. Que tabernilla más curiosa!!

  5. Mini-escursión maravillosa. La maleta colgada de la pared del “sitio de comer”= INSUPERABLE. Gracias por llevarnos (B)

  6. Me ha encantado la excursión, la decoración del local no tiene precio ¡Qué batiburrillo de cosas! y la comida se veía exquisita. Me ha gustado mucho la cerámica y me ha llamado mucho la atención las falos, seguro que tienen un significado especial para ellos, puede ser algo relacionado con las superticiones ¡digo yo! es por darle un sentido, de todas formas no deja de ser curioso. Un millón de gracias por llevarnos a Chile y perdona que no pueda leerte más a menudo, es por falta de tiempo porque tu blog me parece maravilloso. Abrazos y buenas noches.

    • Querida Sandra, es un placer poder llevaros conmigo a Chile, pero mucho más placer es que os queráis venir! Te agradezco de corazón que te vengas conmigo de viaje y tus comentarios, que son lo que le dan sentido a este blog! Un abrazo.

  7. Pingback: Galets con machas a la parmesana | El Caldero de Nimuë

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!