Huevos al “calderete”

¡Hola calderer@s!

Hoy os traigo una receta de mi infancia.

Es la típica cosa que hacía nuestra madre para cenar y era como un espectáculo de sabor con una cosa tan sencilla de comer como los huevos duros. También a veces era el almuerzo acompañado de unos boquerones o una ensalada grande.

En este caso yo los he preparado como almuerzo con un bol de tomates cherry con cebolleta aliñados.

Mi madre cuenta que esta receta la aprendió de su madre, y que no sabe bien de donde salió, ¡así que es una auténtica “receta de la abuela” a más no poder!

Podéis ver la receta también en el blog de mi madre, Líame entre Pucheros, de donde yo la he sacado.

¡Espero que os guste!

Ingredientes: (2 personas) Huevos al calderete

  • 3 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 cucharadita de cominos
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • aceite de oliva, vinagre y sal

Elaboración:

Ponemos los huevos a cocer hasta que estén duros. Cuando estén listos los metemos bajo el grifo dejándolos enfriar en un chorro de agua fría. Cuando estén los suficientemente templados como para cogerlos, les quitamos la cascara y reservamos.

A parte, en una sartén sin engrasar tostamos las dos cucharadas de harina removiendo de vez en cuando para que no se nos queme, hasta que la harina cambie de color. Apartamos del fuego y reservamos.

Pelamos ahora los ajos y los machacamos en un mortero junto con los cominos, la sal y un chorreoncito de vinagre. Cuando esté todo bien mezclado llenamos el mortero hasta arriba de agua.

Huevos al calderete

Cortamos los huevos ahora en cuartos con cuidado de que no se nos desmenuce la yema.

En una sartén ponemos dos cucharadas de aceite de oliva e incorporamos la harina tostada, la hoja de laurel, el pimentón dulce, y el majado del mortero. Removemos constantemente hasta que la salsa se espese y queden sin grumos.

Apartamos la sartén con la sala del fuego y la repartimos en platos hondos, disponiendo dentro de la salsa los huevos cortados en cuartos.

¡Imprescindible servir con pan para mojar!

Es importante tener en cuenta que debemos servir la salsa inmediatamente, pues si esperamos a que se enfríe demasiado se espesará de más y no quedará tan suelta (aunque el sabor es igualmente deliciosa). Esto es lo que me pasó a mi mientras esperaba a que mi compañero llegase de trabajar, pero aún así nos encantó a los dos el sabor de la receta. Y espero que a vosotros también.

¡Qué aproveche!

Huevos al calderete
Huevos al calderete

Huevos al calderete

Huevos al calderete
Huevos al calderete

8 Comments

  1. Qué delicia estas recetas que nos evocan momentos felices. Mi madre hacía una receta con huevos duros que la tengo que recuperar. A veces las ganas de innovar, de crear, de inventar en la cocina hace que menospreciemos las recetas de nuestras madres y abuelas. Las recetas de familia son una herencia muy valiosa, gracias por compartir.

    • Efectivamente Ernest, estoy 100% de acuerdo contigo. Innovar es dar rienda suelta a nuestra creatividad, pero no podemos olvidarnos de este tipo de joyitas. Muchísimas gracias por tu comentario. Un saludo.

  2. Es muy emotivo ver esta receta de mi infancia reflejada en maravillosas fotografias, creo que me siento una mamá especial por tener la suerte de haberte parido con tanta sensibilidad. Riquisima receta que me trae recuerdos de cenas amorosas

  3. Yo no tengo mortero. Se puede hacer con la batidora?

    • Hola! Pues no sé como quedarían los ajos batidos. Yo en Edimburgo usaba el mango de un cuchillo y un bol para hacer los majados. Es más latoso pero el resultado es igual.

  4. Buena receta, a mi que los huevos duros me encantan. ¡¡¡ NO conocía así la receta, pero a la salsa es muy similar a una que se hace por el norte deAlmeria, por la sierra y le llaman harina torcía o algo asi. Se ve estupenda y para mojeteo ya ni te cuento ¡¡¡ una barra de pan cae enterita.
    Bsss desde Almeria

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!