Calabacín guisado aromatizado con puré de patatas.

Tenía un calabacín gigante en el frigorífico. El típico que me gusta rellenar de zanahoria con una salsita de tomate, pero con las lluvias de las semanas anteriores, la última vez que fui a la cooperativa a por verduras, no había zanahorias, porque están las fincas inundadas, así que, no tengo zanahorias.

He pensado hacer la típica pasta con calabacín y queso grana padano, pero me apetecía algo diferente. Me he puesto a hurgar por el ciberespacio, hasta que me he encontrado una sencilla receta de calabacín guisado en este blog.

Aquí os traigo mi versión que incorpora puerro y cambia la menta por hierbabuena fresca, porque es lo que tenía.

Ingredientes: (2 personas) Calabacín guisado

Para el guiso:

  • 1 calabacín grande
  • 4 dientes de ajo
  • 1 puerro
  • medio vaso de agua
  • albahaca e hierba buena
  • mantequilla
  • sal y pimienta

Para el puré de patatas: Calabacín guisado aromatizado con puré de patatas

  • 3 patatas medianas
  • 1 vaso y medio de leche
  • 1 chorreón de aceite de oliva
  • sal y pimienta

Opcional:

  • Queso grana padano rayado para espolvorear por encima.

Elaboración:

Lavamos las patatas bajo el grifo, frotándolas para eliminar los restos de tierra y barro que pueda haber en la piel. Las cortamos por la mitad y las ponemos en una olla cubiertas con agua salada. Tapamos la olla y las dejamos cocer durante unos 15 o 20 minutos, hasta que podamos pasar un cuchillo a través de ellas sin encontrar apenas resistencia.

Mientras que se cuecen las patatas, derretimos en una sartén un poco de mantequilla y doramos en ella ligeramente los ajos y también el puerro. Añadimos el calabacín cortado en tacos de unos 3 centímetros de largo y uno de ancho salpimentamos y cocinamos durante 5 minutos. Cuando los calabacines empiecen a cambiar de color, añadimos medio vasito de agua y los dejamos cocinar otros 8 minutos a fuego moderado.

Cuando tengamos los calabacines cocinados al gusto, añadimos las hierbas aromáticas (picadas si son frescas), removemos bien, y apagamos el fuego, tapando inmediatamente la sartén. Lo dejamos reposar unos 4 ó 5 minutos, para que las verduras se impregnen bien del aroma de las hierbas.

puré de patatas  Mientras que reposa el calabacín, retiramos la piel de las patatas con cuidado de no quemarnos, y con la ayuda de un tenedor de madera, las trituramos en un cazo, añadiendo sal, (si es necesario), pimienta, y la leche poco a poco para que nos ayude a homogeneizar el puré. Encendemos el fuego y lo ponemos al mínimo, removiendo y triturando hasta conseguir la textura deseada del puré.

Si pensamos que el calabacín se ha podido enfriar demasiado mientras hacíamos el puré, encendemos de nuevo el fuego, pero solo lo justo para calentar un poco las verduras, retirando la sartén del fuego en cuanto tenga la temperatura que deseamos.

En un plato o cuenco ponemos una base de puré de patatas y le hacemos un hueco en el centro, como si se tratara de un nido. Colocamos en el centro el guiso de calabacín y espolvoreamos por encima un poco de queso grana padano rayado al gusto.

¡Que aproveche!

Calabacín guisado aromatizado con puré de patatas

Calabacín guisado aromatizado con puré de patatas
Calabacín guisado aromatizado con puré de patatas

 

Esta receta participa en el Desafío de Recetas Sanas de Freshvana

5 Comments

  1. Me parece un plato muy interesante y una forma diferente de comer el calabacin. Gracias por tus enseñanzas

  2. Ummmmm qué rico!!!

  3. Halaaa! Qué recetaca! Esta es de las mías! La hago seguro!
    Gracias

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!