Salsa básica para pasta: la salsa de tomate.

salsabasicadetomateFI

No hace falta comprar el tomate frito.

Se puede hacer una salsa rápidamente con tomate triturado natural si  no tenemos mucho tiempo y saldrá igual de deliciosa a la vez que nos ahorraremos unos cuantos gramos de E-621s, de nitratos, gelificantes, estabilizantes y demás guarrerias.

Ajo, tomate, cebolla, guindilla, albahaca y oregano
Ajo, tomate, cebolla, guindilla, albahaca y oregano

Si tenemos un poquito de tiempo extra podemos utilizar tomates frescos para conseguir una salsa sencilla, rápida y sabrosísima.

En este caso para esta salsa he utilizado alcaparras, porque tengo muchas y hay que darles salida, pero se pueden suprimir fácilmente, o sustituir por otro ingrediente, como aceitunas negras.

Rigatoni, ajo, cebolla, tomate, guindilla y aromáticas.
Rigatoni, y los ingredientes para la salsa.

Ingredientes: (2 personas)

  • 1 tomate maduro
  • 3 o 4 dientes de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • 150g de tomate triturado (un vaso pequeño)
  • 1 guindilla
  • orégano y albahaca (con hierbas frescas, muchísimo mejor)
  • 1 chorreón de vino de cocina, o tinto, o de cerveza
  • 2 cucharaditas de azúcar (yo uso semirefinada)
  • sal y pimienta recién molida.
  • alcaparras (opcional)

Elaboración:

Dependiendo del tipo de pasta (o arroz) que vayamos a utilizar, y del tiempo de cocción que necesite, podría ser buena idea poner una olla a hervir con agua salada, una hoja de laurel y un chorreón de aceite para que estén listos cuando terminemos la salsa de tomate.

Cubrimos el fondo de una sartén con aceite de oliva, y ponemos la guindilla, apretándola y restregándola bien por todo el aceite. Picamos el ajo y la cebolla finamente y añadimos a la  sartén, removiendo. Incorporamos el tomate, que trocearemos en cubitos encima de la misma sartén para no perder nada del jugo. Cuidado con las salpicaduras que podemos quemarnos. Si preferimos, podemos pelar antes los tomates, aunque si son ecológicos a mi me gusta dejarles la piel.

Dejamos cocinar a fuego moderado unos minutos, removiendo de vez en cuando. Cuando el tomate empiece a hacerse una pasta le añadimos un chorreón de vino o cerveza, y lo dejamos cocinar un poco más. Retiramos en este punto la guindilla. Incorporamos ahora el tomate triturado y lo aderezamos con las especias que hayamos elegido, rectificando también de sal y añadiendo tres o cuatro cucharaditas de azúcar. Bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos cocinar 3 minutos más.

Si vamos a añadir algún ingrediente más, como las alcaparras o las aceitunas negras, lo añadimos ahora y dejamos un par de minutos más la salsa en el fuego al mínimo, y si no, pues ¡ya la tenemos lista! La serviremos con pimienta negra recién molida espolvoreada por encima.

Ahora a elegir una pasta rica y ¡a disfrutarla!

Un poco de queso parmesano o grana padano rallado por encima le sienta espectacular. ¡Y un buen vino tinto mejor que mejor!

Salsa de tomate
Salsa de tomate

11 Comments

  1. Los rigatoni esos… madre mía, que ricos, por favor… yum yum.

  2. Pasta mmmm y sin setas ni champis. Ésta sí que de verdad me gusta 🙂

  3. Tiene una pinta deliciosa. Si haces mucha puedes envasarla y ponerla al bañomaria para hacer el vacio en los botes, de esta manera tendras salsa casera en tu despensa por unos meses

  4. Me encanta la foto, la pasta, la salsa… Ummm

  5. Ummn qué buena pinta!!

  6. Pingback: Macarrones con pollo y bechamel | El Caldero de Nimuë

  7. Pingback: Albondigas de Verduras (y Espaguetis estilo “La Dama y el Vagabundo”) | El Caldero de Nimuë

  8. Mira que hay formas diferentes de hacer salsas tomate. La tuya picantona, me gusta mucho, pero te aseguro que a mi hijo más.
    Le pone cayena a casi todo.
    Besos.

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!