La laguna de Uña de Cuenca

Laguna de Uña

Cuando decidimos que pararíamos en Uña para dormir, el nombre era solamente un punto en Google Maps. Lo elegimos porque estaba relativamente cerca de Cuenca y de Albarracín a la vez. Por si finalmente se presentaba la posibilidad de escaparnos. No teníamos ni idea que tras ese punto en el mapa se escondía la increíble Laguna de Uña.

Cuando salimos de Cuenca, nuestra intención era ir directamente a la Ciudad Encantada, y pasar la tarde allí. Sin embargo, la naturaleza  nos tenía reservado algo diferente.

Cómo descubrimos la Laguna de Uña

Entre Cuenca y Uña hay apenas 40 kilómetros. Por un momento habíamos pensado ir primero a Uña para asegurarnos un sitio para dormir y luego volver atrás para visitar la ciudad encantada. Sin embargo, como quedaban pocas horas de luz ya, decidimos ir directamente a la Ciudad Encantada.

No nos dio tiempo ni a coger el desvío siquiera. El cielo se abrió por completo y empezó a nevar con furia durante todo el trayecto.

Al ser una carretera de montaña, con subida constante, carreteras estrechas y curvas pronunciadas, llegó un momento en el que nos empezamos a rallar. Sobre todo el conductor. El principal motivo: NO teníamos cadenas, y la cosa se estaba poniendo seria. Veíamos como el nivel de la nieve iba creciendo a los lados de la carretera y el asfalto estaba cada vez más resbaladizo y el coche tenía menos tracción. Laguna de Uña

La visibilidad empeoraba por momentos. Finalmente decidimos que no tenía sentido seguir buscando la carretera de la Ciudad Encantada. Cuando llegásemos allí, lo más seguro sería que no podíamos ver nada, debido a la tormenta de nieve. El estado de la carretera luego para volver a Uña, también nos preocupaba.

Así que la necesidad nos hizo decidir ir directamente hacia Uña, buscar una pensión y pasar lo que quedaba de la tarde allí, aunque fuera mirando como caía la nieve por la ventana de la habitación.

Y eso hicimos. Llegamos a Uña rodeados de remolinos de nieve, con el cielo totalmente cubierto y cerrado. Ni una pizca de luz de sol en una tarde plomiza y apagada.

Dónde dormir en Uña

Preguntamos si había sitio para dormir en el primer sitio que encontramos conforme entramos al pueblo (Pensión Restaurante La Laguna). Paramos el coche en la misma puerta, y cuando la señora nos dijo que nos cobraba 24€ por una habitación doble bastante decente, le dijimos que sí de inmediato. El baño estaba fuera de la habitación, pero puerta con puerta. Y además aunque era de chicas, la dueña nos dijo que usásemos el mismo baño los dos. Estábamos solos y así ella se ahorraba limpiar un baño menos. Total que al final teníamos una habitación doble con 2 baños y 2 duchas por 24 euros. ¡¡TRIUNFADO!!

Laguna de Uña

 Nos quedamos un rato en la habitación haciendo algunas llamadas para dar señales de vida, y descansando un poco. Puede que incluso nos echásemos a un poco en las camas para dar una cabezadita.

Llamé a mi hermana que estaba también de viaje visitando a la familia por el sur y así aprovechaba para saludar a todo el mundo y contar la aventura de la tormentilla de nieve.

Sin embargo, cuando luego han visto las fotos deben de haber creído que la historia era inventada pues cuando volvimos a mirar por la ventana de la habitación el cielo estaba TOTALMENTE despejado. Con algunos retazos de nubes oscuras que le daban un carácter especial a la tarde y con una luz cálida que iluminaba con ternura los colores de un mundo limpio, purificado por la nieve.

Laguna de Uña
La Laguna de Uña

Descubriendo la Laguna de Uña

Por un momento nos planteamos volver a coger el coche y dar marcha atrás hacia la Ciudad Encantada, pero a poco que habíamos dado 5 pasos por Uña, ya nos habíamos enamorado del lugar, y decidimos que aquella nevada había sido un regalo del cielo para hacernos descubrir este rincón del mundo escondido y maravilloso.

Laguna de Uña
Laguna de Uña

Laguna de Uña

 

Por los paneles informativos que había apenas a 50 metros de la pensión, supimos que había dos rutas para explorar la laguna. Una, la más corta y la que hicimos, una ruta circular de dificultad mínima que se convierte en un paseo largo si uno se para a echar fotos y a quedarse ensimismado con los reflejos del agua y con el vuelo de los buitres que son los señores de la laguna. Rodea la laguna a pie de agua, y te permite parar en los diferentes observaderos de pájaros.

Laguna de Uña

Otra, la más larga y la que algún día nos gustaría hacer, rodea toda la laguna por alto. Tras una subida escarpada y difícil se consigue llegar a la altura de las buitreras y el paseo dicen que es espectacular. Sin embargo, unos lugareños a quién preguntamos cuando empezamos a andar nos dijeron que no nos atreviésemos con esa ni de broma, pues es muy intensa y puede ser peligrosa si se nos hace de noche. Como en realidad estábamos reventados pues ya llevábamos toda una jornada de viaje, nos decantamos por el paseito tranquilo al pie de la laguna.

Laguna de Uña Nos encontramos algún que otro paseantes más, pero la verdad es que la zona estaba muy tranquila y era un ejercicio de relajación en sí mismo pasear entre los juncos a la orilla de la laguna.

Ruta circular por la Laguna de Uña

Por los carteles pudimos saber que el nombre de Uña viene en realidad de hoz>oceja>oiña>uña. Una hoz es un cortado en cuyo fondo se encuentra un río, un arroyo o una laguna.

Los cortados que rodean esta laguna tienen formas muy peculiares. Esto es debido al trabajo que la erosión y el paso del tiempo han hecho en las dolomías y las calizas. La otra peculiaridad de los cortados es que sirven de hogar a decenas de buitres e incluso alimoches. Es una pasada verlos volar sobre tu cabeza, vigilantes de la laguna mientras cae la tarde.

Laguna de Uña 09
Buitreras en la laguna de Uña

La primera parte del paseo fue bajo la luz del sol. En verano seguramente haga muchísimo calor justo en esa parte de la laguna. Pero nuestra visita fue con la primavera apenas comenzada. Con una nevada recién caída, la verdad es que se agradecía mucho el solecito de la tarde en nuestros cuerpos.

Más adelante, hay que tomar el desvío hacia la escuela de pesca para empezar rodear la laguna. Entonces el paseo queda en una zona umbría.

Esta parte es también es muy agradable. Hay un arroyo tan bonito que parece que te va a salir un hada volando de entre los juncos en vez de una libélula.

Laguna de Uña 10

Laguna de Uña 11
Miradores en la Laguna de Uña

Una vez que se empieza a dar la vuelta a la laguna, esta se pierde un poco de vista, y el sendero se hace más boscoso. Pero aún así, hay observaderos de pájaros para disfrutar un poquito más de la laguna antes de hacer el trayecto final de vuelta al pueblo.

Laguna de Uña 12
Sendero de la laguna de Uña
Laguna de Uña 13
El musgo señala al norte

Laguna de Uña 14

Al terminar la ruta se llega a un pequeño mirador sin ningún tipo de protección. Da a un precipicio en cuyo fondo se contempla una cascada, por lo que hay que tener cuidado.

Daba un poco de vértigo asomarse y de hecho mi compañero ni se acercó al borde. ¡No merecía la pena arriesgarse a que un golpe de viento te diera un susto!

Finalmente, llegamos de nuevo al pueblo. Estábamos bastante cansados pero felices de haber podido disfrutar de una tarde espectacular en un rincón privilegiado como es la laguna de Uña.

Cenamos algo en la misma pensión donde íbamos a dormir. No es que fuera barato, pero era aceptable y conveniente. Y la verdad es que bastante rico todo.

Nos fuimos a la cama con una grandísima sensación en el cuerpo.

Y lo mejor de todo, como siempre, es que no había estado planeado. Fue una experiencia más que nos llevamos por la casualidad. Cuando pasan estas cosas siempre me viene a la cabeza la canción de Bob Dylan que dice take what you have gathered from coincidence.

Y eso hicimos…

Laguna de Uña 15
“Take what you have gathered from coincidence”

4 Comments

  1. Que paz emanan esas fotografías. Si que seria bonito tener algo así cerca para pasear cada día por un trecho distinto. Es verdad España es muy bonita

  2. Preciosa cronica del viaje y preciosas fotos. Como siempre un placer leerte. Algún día te enseñaré la música con la que he ido leyendo, le ha dado un ambientillo muy guay 😀

  3. Pingback: 37 lugares secretos recomendados por 37 expertos viajeros

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!