Alarcón

Decidimos dedicarle una segunda visita mañanera rapidita a Alarcón para ver los pequeños tesoritos que nos habíamos encontrado la tarde-noche anterior a la luz del día. Aunque a decir verdad, con mucha luz no amaneció el día, y no se abrió del todo hasta que justo había llegado la hora de irse.

A pesar de lo extraño que pueda parecer a primera vista por lo monumental del pueblo desde fuera, se puede llegar a la misma plaza mayor de Alarcón en coche. Buscamos y buscamos y no vimos ninguna  indicación que prohibiera aparcar donde dejamos el coche, en la misma plaza mayor, delante de la entrada de un hostal.

Alarcón - Plaza Mayor
Alarcón – Plaza Mayor

En la plaza mayor se encuentran el ayuntamiento y la antigua iglesia de San Juan Bautista que hoy alberga el Centro de Arte Pintura Mural de Alarcón y a la cual no entramos porque no sabíamos de los murales que encontrariamos dentro. Ya tenemos otro motivo más para volver.

Después de un rato deambulando por la plaza, elegimos una calle por la que empezar a bajar para explorar el pueblo encontrandonos de lado con la iglesia de Santo Domingo de Silos.

Como era aún temprano el pueblo estaba como dormido y callado, esperando la llegada de los turistas en masa que aparecerían por las calles a penas una hora después.

Alarcón - Iglesia Santo Domingo
Alarcón – Iglesia Santo Domingo

Eso fue una gozada. Poder pasear por las calles llenas de historia en silencio, con solo las piedras susurrandonos sus secretos al oido. Silencio que cada vez con más frecuencia era interrumpido por el ruido de un coche que llegaba, o un vecino que salia de la casa, o una familia que acaba de llegar al pueblo y empezaba a gritar consejos a los niños antes de que estos salieran desbandados por el pueblo.

Calles de Alarcón
Calles de Alarcón

Seguimos callejeando por el pueblo, encontrandonos pequeños tesoros en cada esquina, como la iglesia de Santa Maria, en nuestro camino hacia la estrella del reparto, el Castillo de Alarcón, que hoy es Parador Nacional .

Llegamos hasta lo que parecía la entrada, que daba en realidad a un pequeño patio que parecía preparado para poner unas mesas, a plan patio interior. No vimos muy claro lo de entrar a verlo por dentro, porque nos apetecía más pasear, y baar a la muralla para ver las vistas del valle y el río Jucar. Así que después de un rato por los alrededores del castillo decidimos volver a coger el coche para bajar a la muralla a andarla y después ya marchar hacia nuestro siguiente destino.

Alarcón - Alrededor del Parador
Alarcón – Alrededor del Parador

Conforme volvíamos al coche nos encontramos el pueblo bastante cambiado. La plaza mayor estaba ya repleta de coches y había bastante gente con cara desorientada como de acabar de llegar al lugar.

¡El momento perfecto para irse!

Conforme ibamos bajando la muralla ibamos viendo la hilera de coches que subían hacia el pueblo para visitarlo, y nosotros nos unimos a ellos, pero en dirección contraria, para pasear un poco por la muralla y las puertas de entrada al pueblo antes de irnos.

Fue entonces cuando se abrió un poco el día y la luz del sol le sacó el mejor color a la piedra el castillo de alarcón.

Alarcón - Castillo desde la muralla
Alarcón – Castillo desde la muralla
Alarcón - Muralla
Alarcón – Muralla
Alarcón - Castillo desde la puerta de la muralla
Alarcón – Castillo desde la puerta de la muralla

Alarcón - Torre del Alarconcillo

Desde la muralla pudimos ver otra perspectiva diferente de las torres del Campo y del Alarconcillo a la que habíamos visto la noche anterior.

Había llegado el momento de continuar nuestro camino hacia Cuenca, pero Alarcón se quedó en nuestra memoria en imagenes vivas durante muchos días después de habernos marchado. Un pedazo de sitio para poner una casa rural 🙂

¡Suscríbete al blog! (GRATIS)

¿Te gusta El Caldero Viajero?
Recibe gratis en tu correo recetas sanas y sencillas y relatos de inspiración viajera.

Únete a otros 714 suscriptores

4 Comments

  1. liamenamor@gmail.com

    Que pueblo con mas encanto! y que suerte llegar antes de los colegas turistas. Es cierto que cuando paseas en silencio por esas calles medievales y con poca gente parece que cada casa te cuenta su historia o nuestra imaginación echa a volar y construye la mejor y más fantástica de las historias. Preciosa escapada

  2. Otro rinconcito para disfrutar. Qué fotos más lindas. Un besito.

  3. Que bonito el castilo!!! Y que bien hicisteis al daros el madrugón! 🙂
    Besotes

  4. ¡Precioso! La última foto es una pasada

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!