El Nacimiento del Río Mundo.

El nacimiento del río Mundo se encuentra a apenas 6 kilometros al sur de Riópar por la CM-3204.

Parece ser que el nombre le viene a este río, no por que fuera el origen de nuestro planeta, si no por lo poco “inmundas” que estaban sus aguas, por ser claras y limpitas.

Hacía ya muchos años que quería visitar este lugar, pues todo el mundo me hablaba de él como un lugar especial, y la verdad es que sí que lo es. Parece ser que aunque la semana de nuestra visita había sido semana de tormentas, como el invierno se ha caracterizado por la escasez de agua, pues no vimos el nacimiento en todo su esplendor, pero aun así nos pareció un lugar precioso.

Nacimiento del Río Mundo
Nacimiento del Río Mundo

     Nos llamó la atención que la zona no estaba muy bien acondicionada. No vimos ni una papelera cerca de la zona del parking para coches, así como mesas, o algún lugar para que la gente descanse. Nos contó la dueña del alojamiento donde nos quedábamos que había quitado las mesas porque ahora es parte de un parque natural, pero eso no impide que la gente vaya allí y se lleve las neveras y los sandwhiches, y deje la basura allí mismo porque no hay un contenedor donde dejarla.

Más que acabar con el problema, quitar el acondicionamiento lo multiplica, porque la gente sigue haciendo lo que ha hecho siempre, sobre todo si no hay nadie allí para asegurarse de que respeten las normas del parque.

Tampoco había servicios para usar. (Los había pero estaban cerrados a cal y canto, en plena semana santa). Con lo cual, obviamente la gente se reparte entre los arbustos y los árboles para cada cual hacer sus cositas, y muchos de ellos (sobre todo de ellas) dejan su recuerdito que incluye un kleenex ahí tirado que como es celulosa ya se degradará (sí, en unos 4 o 5 meses, mientras tanto ahí queda pa los demás). Es que comparas como están acondicionados cualquier parque minúsculo de Suecia o Noruega y te dan ganas de llorar. Pero es lo que hay, somos europeos na más que pa lo malo, parece ser.

Pero bueno, rayadas a parte, el sitio tiene bastante partido que sacarle. Incluso tuvimos oportunidad de cruzar el río para pararnos unos minutos en una explanadita oculta por la vegetación para practicar un poquito de chi-kung y recargar energía para la vuelta a la ciudad.

Río Mundo
Río Mundo

Al nacimiento se accede por un sendero llano y fácil de andar.

Sendero de acceso al nacimiento del Río Mundo
Sendero de acceso al nacimiento del Río Mundo

Habíamos leído todo tipo de cosas sobre la dificultad de esta ruta, de que era necesario equipamiento de escalada y demás cosas, pero es lo malo que tiene internet, que si la información no está bien definida te puede llevar a grandes confusiones.

La ruta que presenta gran dificultad es la que sube hasta la misma cueva de los chorros, pero el sendero que lleva hasta el primer mirador del nacimiento es llano y se convierte finalmente en unas escaleras que si uno esta muy bajo de forma pueden quemarle un poco las piernas y quejarsele los pulmones, pero con un poquito que uno esté acostumbrado a andar se hacen tranquilamente. De hecho hay una ruta alternativa, que fue por la que volvimos, que es en realidad un acceso para personas con algún impedimento en el movimiento. Para que se pueda llegar al mirador sin tener que hacer uso de las escaleras.

El primer mirador es una preciosidad.

Nacimiento del Río Mundo
Nacimiento del Río Mundo

Nacimiento del Río Mundo

Aquí nos pasamos un buen rato mirando embobados cómo fluía sin descanso el agua en una lagunita cristalina. Nos llamó la atención que al pie de la laguna había unos claveles frescos, quizá en recuerdo de alguien cuyas cenizas descansan aquí.

Si se sigue subiendo por las escaleras unos pocos metros más se alcanzan otros dos miradores, el último de los cuales te deja justo debajo de la llamada Cueva de los Chorros.

La vista desde abajo es muy bonita, y parece casi mágico como brota el agua de la cornisa y baja en caída libre a estrellarse en las rocas de abajo, pero me imagino que la vista desde la cueva hacia abajo, debe ser de impresión, con todos los secretos del nacimiento desvelados, y una perspectiva completa de la caída del agua desde que nace hasta que llega a la poza del primer mirador.

Chorros del Nacimiento del Río Mundo
Chorros del Nacimiento del Río Mundo
Cueva de los Chorros
Cueva de los Chorros

La bajada desde el último mirador puede ser un poco traicionera, pues la roca que conforma la escalera, especialmente en un día lluvioso puede estar resbaladiza y con poco agarre. Con unas buenas botas es suficiente para prevenir resbalones, pero nos encontramos familias que llevaban a las niñas con las típicas bambas de suela lisa y las pobres estaban pasando un mal rato.

Para la vuelta decidimos tomar la senda que va a media altura hasta el parking, en vez de volver por la que baja hasta el río por la cual disfrutamos de unas preciosas vistas de la sierra de Alcaraz que nos hacían imaginarnos los sitios que todavía nos quedaban por visitar.

Sierra de Alcaraz desde el nacimiento del Río Mundo
Sierra de Alcaraz desde el nacimiento del Río Mundo

Lo que no teníamos nada claro era dónde íbamos a comer ese día. En el mismo aparcamiento nos repartieron folletos de distintos restaurantes (está claro que la gente tiene que moverse para no perder la oportunidad) pero en realidad estábamos buscando un sitio que nos habían recomendado, del cual no sabíamos ni el nombre ni la dirección, si no tan solo unas cuantas explicaciones dadas sobre la marcha. Finalmente, buscando, buscando, llegamos sin querer a nuestro siguiente destino: Riópar Viejo.

6 Comments

  1. Son preciosas estas fotografias y tus relatos nos llevan de viaje como si fueramos tu mochila. Gracias por contarnos todas esas vivencias y dejarnos disfrutar de tantos kilometros

  2. Ya lo tenía como referencia, pero me lo apunto como destino.

    • Y por fin, ahora que he recuperado el ritmo bloguero, he podido escribir la entrada sobre nuestra excursión al río Mundo, también inspirada por estas entradas de tu blog. Veo por las fotos que había más agua en vuestra visita. Dicen que esta excursión es recomendable en primavera por eso, aunque la nuestra en otoño también fue muy bonita 🙂

      • Pues de hecho nosotros nos quedamos con la sensación de que la habíamos visto con poca agua, pues las fotografías que habíamos visto hablaban de un caudal de agua mucho más abundante, pero en realidad nos gustó mucho la zona. No así tanto la suciedad de los alrededores. Pero ya tengo asumido que es algo intrínseco a la naturaleza humana.

  3. Guapa! gracias por tu comentario, te he contestado. Por cierto me he quedado loca con tu Gravatar, al principio no sabía lo que era,jeje

    FOTACAS!

  4. Pingback: Riópar Viejo | El Caldero de Nimuë

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!