Consumo, luego existo.

Cada vez puedo soportar menos los mensajes de falsa felicidad de la publicidad que somos obligados a contemplar día y noche, por activa y por pasiva: en las vallas publicitarias de la carretera, en las paradas y paredes de autobuses, por dentro y por fuera, en los espacios dedicados exclusivamente a comernos la olla en la calle, en el limpiaparabrisas de mi coche que alguien usó como soporte publicitario sin mi permiso, en mi buzón, en la televisión no, porque no tengo, en la radio, en las páginas de internet… y por supuesto, en los mismos productos que compramos día a día.

Pongamos por ejemplo la imagen que ilustra el cartón de un paquete de rollo de aluminio reforzado de una conocida marca que comercializa este producto. Cuando lo cogí del estante no me dí cuenta, pero al llegar a casa e ir a guardarlo vi la imagen que acompañaba el logo y el slogan del producto. Una pareja que representa un matrimonio de mediana edad, en una escena en la que ella remueve una ensalada mientras él la mira ensimismado. La expresión casi orgásmica de ella mientras remueve la ensalada y la mirada de él como cómplice de tanta felicidad nos lleva a pensar que no hay otra cosa mejor en el mundo que remover la ensalada…Pero aun si eso fuera el caso…¿que tiene que ver eso realmente con el papel de aluminio?

Las conexiones ya se encarga de hacerlas nuestro cerebro entrenado para crearse y creerse mentiras prefabricadas. El papel de aluminio nos ayuda a conservar mejor los alimentos que estarán frescos más tiempo pudiendo preparar nuestra orgásmica ensalada durante un periodo más largo con los mismos vegetales.

Ya…. pues usted perdone señor creador del marketing publicitario de la marca, pero yo no siento que estoy alcanzando el Nirvana cuando envuelvo la media cebolla que me ha sobrado de cocinar en papel de aluminio para guardarlo en el frigorífico.

Yo siento la felicidad cuando ando libre, cuando me rodea la tranquilidad, cuando no hay publicidad invasiva a mi alrededor para decirme cómo debo ser para ser feliz, cuando el mundo es solo tierra, y aire, y bichos, y sol y agua y piedra y flor y árbol.

Yo soy feliz cuando puedo ser yo desde dentro y no cuando tengo que ser un yo desde fuera.

Y prefiero ser un indio, que un importante abogado

Matalascañas
Playa de Matalascañas

¡Suscríbete al blog! (GRATIS)

¿Te gusta El Caldero Viajero?
Recibe gratis en tu correo recetas sanas y sencillas y relatos de inspiración viajera.

Únete a otros 676 suscriptores

6 Comments

  1. No veas qué reflexión! Yo la verdad es que me río mucho con la publicidad, sobre todo cuando no tiene sentido. No la veo como un intruso, aunque lo sea, sino más bien como la representación de una idea creativa, impactante, ilógica para algunos pero transcendental para otros. Creo que crear una buena publicidad no está al alcance de muchos, pero ésta y el marketing ha llegado a formar parte de nuestras vidas de una manera casi impensable. Alguién lanza una idea y de repente se extiende por todo el mundo, incluso se puede convertir en una costumbre para muchos…entonces parece que todos lo estábamos esperando.

  2. Bueno yo estoy en un si y un no con la publicidad. Me gusta la publicidad creativa porque puedes llevar tus ideas a los demas de forma inteligente, pero tambien aborrezco la publicidad estupida, sin sentido, y en la que el arte y el ingenio brilla por su ausencia. A mi me hubiera gustado ser publicista me parece muy interesante. Publicista de los buenos de los que no agreden a nuestros ojos o nuestros oidos. Por otro lado me joroba muchisimo que me metan por los cinco sentidos lo que tengo que hacer con mi vida, que tengo que comprar o que tengo que comer para ser la tia mas feliz del mundo. Yo se que tengo que hacer para ser feliz tener cerca a mi familia y quererla y disfrutar de su compañia. Es decir señores publicistas “no nos jodan”

  3. A mi me pasa un poco igual, estoy un poco separada con el tema de la publicidad.
    Por un lado me fascina y me dedico en parte a eso, busco estratégias para que las personas se sientan atraidas por los mensajes que más nos interesa mostrar, para que encuentren y les apetezca llevar a cabo el objetivo que tenga la aplicación, ya sea comprar, registrarse, comentar. Y sobre todo para que tengan una experiencia agradable en la navegación y ello les aporte una visión positiva sobre el producto, negocio, etc.
    Pero no soporto la publicidad intrusiva, de hecho cuando un cliente me ha pedido que pusiera carteles que se sobreponen en la pantalla, imagenes que parpadean, o cualquier otra cosa que atraiga la atención por lo molesto que es, me he negado a hacerlo y le he recomendado otros recursos.
    Por ejemplo, me mata ver publicidad en los trasportes públicos y me agobia el bombardeo de anuncios de consumo a el que se nos somete constantemente en cualquier lugar.
    En cambio, creo que la publicidad y el diseño pueden ser super útiles cuando se emplean para campañas de concienciación sobre temas sociales, porque en verdad la publicidad es la forma de comunicar algo a las personas usando no solo el lenguaje escrito, de manera que llegue lo más profundo posible para que hagan suyo ese mensaje. Con lo cual es algo muy potente y que sea “positiva” o “negativa” depende de en manos de quien esté y con que fin se emplee.

  4. A mí la publicidad es un tema que me encanta. Cuando veo la tele y encuentro anuncios la mayoría de las veces los esquivo, pero por otro lado, intento analizarlos y captar los mensajes que tratan de vendernos e imponernos.
    Me parece fundamental incluir la lectura crítica de los medios de comunicación en la programación de mis clases, y siempre encuentro momentos en los que incluir el debate, mostrar ejemplos de anuncios y empezar a analizar los mensajes, los destinatarios, los argumentos empleados, etc. Y además es algo que suele gustar al alumnado y suelen sorprenderse de muchas cosas…
    Por lo menos, ya que no podemos censurar a los publicistas -salvo casos muy descarados- lo mejor es desperar el espíritu crítico de la gente para que no se crea todo los que lea, vea o escuche.

  5. ¡¡¡Pero qué alegría da verte por estos sitios!! Los llenas con esa magia tan tuya que ya echaba mucho de menos! 🙂 Al parecer nos vamos mudando a este sitio que cada vez es más cálido. 🙂 Alegría la mía de leerte, de sentirte por aquí revoloteando y dejando mensajes llenos, porque de verdad que nos hacen falta para no sentirnos tan solos en este mundo que va al revés…

    Consumismo continuo y loco, del que hace falta bajarse para no perder la noción del tiempo, y de la realidad.

    Gracias por estar! 🙂

  6. La publi nos dice que tenemos ser felices a toda costa, las 24 horas del día, y sí, tener esa cara “orgasmática”siempre. Pues no me da la gana, también tengo derecho a cabrearme, llorar y gritar de rabia!!! Ayyy, y que agustico de queda una.

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!