Cambio de estación: Spring is coming

Este fin de semana he sido muy consciente de lo tarde que anochece otra vez. El cambio de estación que me eleva el espíritu se avecina y lo primero que noto es que cuando salgo de trabajar aún queda un resquicio de luz en el horizonte.

Después viene el cambio en la forma en que el viento del crepúsculo enfría. Ahora ya no corta y traspasa los tejidos artificiales y orgánicos para helarte hasta los huesos. Ahora refresca, limpia, aclara la mente y te relaja.

Sentir que llega la primavera, más horas de luz, las hojas verdes en los árboles de nuevo, y ver las flores de mi ventana resurgiendo de entre las hojas secas que se helaron en invierno. Todo eso, de alguna manera visceral e irracional me hace sentir bien.

Cambio de estación

Me gustó una reflexión que leí una vez sobre este cambio de estaciones. De como en la noche de San Juan en que celebramos la llegada del verano y toda su explosión de luz, en realidad deberíamos de apenarnos porque a partir de ahí los días son cada vez más cortos y nos encaminamos de nuevo hacia las tinieblas del invierno.

“¡Solsticio de verano! Fiesta de San Juan, los corros, los bailes en torno a las hogueras. Nunca lo he visto, pero parece que es así como los hombres celebraban la primera noche de verano con que comienza el otoño, ese mediodía y esa cúspide anual que empieza luego inmediatamente a descender. Bailan y giran y están alegres.

¿De qué se alegran en su sencillez primitiva? ¿Puedes comprenderlo? ¿Por qué están tan contentos? ¿Porque ya se desciende hacia las tinieblas o porque se había ido subiendo hasta llegar al instante, al inevitable punto solsticial, la medianoche de verano, la cúspide melancólica en su presuntuoso exceso de fuerza?

Lo digo tal como es, con las palabras que se me van ocurriendo. Es un orgullo melancólico y una melancolía orgullosa lo que les hace bailar, lo hacen positivamente por desesperación, si así puede decirse, en honor al movimiento circular y de repetición eterna sobre la línea de dirección en la que todo se repite”.

La Montaña Mágica” – Thomas Mann

Así que…a disfrutar de cómo crecen los días, antes de que llegue el solsticio y descendamos otra vez a las tinieblas. Que tengáis buena semana…

Cambio de estación: Spring is coming
Anochece

¡Suscríbete al blog! (GRATIS)

¿Te gusta El Caldero Viajero?
Recibe gratis en tu correo recetas sanas y sencillas y relatos de inspiración viajera.

Únete a otros 692 suscriptores

5 Comments

  1. Preciosa reflexión guapa, me ha encantado. Yo también llevo esta semana super revuelta por los cambios que trae el viento que nos anuncian la primavera. Y este fin de semana, dando paseitos, he podido ver como la primavera va pintando de verde las oscuras y secas ramas que dejó el invierno. ¡Es precioso!

    Ah! Y me alegro que de alguna manera, el libro haya dado sus frutos 😀

  2. Uf yo el cambio de estación lo llevo regular, aunque me encanta la primavera y tu post es super chulo!

  3. Los días más largos son una alegría… poder quedarte un poquito más en el parque, no tener que salir tan pronto para aprovechar las horas de sol, cambiar de ropa, todo eso me alegra ya estos días.
    Habrá que celebrar esa llegada de la primavera… ¿quedamos en 2 semanas y hacemos un ritual de bienvenida a la primavera? ;-P

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¿Te apetece aportar algo de tu experiencia? ¡Déjame un comentario!